Menú Buscar
Instantánea de los registros policiales de la camorra en Barcelona

La Camorra desplegó un ejército en Barcelona

El sumario de la Operación Búfala desvela que el capo Francesco d'Argenio utilizó a más de 40 mafiosos en la red de blanqueo que dirigía desde Cataluña

3 min

Hasta 43 presuntos mafiosos, entre capos, testaferros y sicarios, movió la Camorra napolitana en Barcelona durante los últimos tres años.

Así se refleja en uno de los informes elaborados de forma conjunta por la Guardia Civil y los Mossos d'Esquadra, que han participado en la investigación de la llamada Operación Búfala, un dispositivo que desembocó en una docena de detenciones y las incautaciones de ingentes cantidades de droga en Barcelona entre los pasados 5 y 10 de julio.

Red de empresas

La Camorra napolitana se había instalado en la ciudad y desde allí dirigía el negocio de adquisición de coca suramericana y su posterior distribución en prácticamente toda Europa. En este sentido, el mismo informe policial refleja que la Camorra utilizó hasta 28 empresas directa o indirectamente vinculadas con Barcelona para blanquear decenas de millones de euros.

El listado completo de sociedades forma parte del sumario, aún secreto, que instruye el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional. Entre estas empresas destaca la sociedad Ottosaka S.L., bajo cuyo nombre aparecen asociados distintos negocios de hostelería que la Camorra utilizaba para el blanqueo diario de dinero procedente del crimen.

Los capos

Al frente de esta sociedad y de la delegación mafiosa en Cataluña se situaba Francesco d'Argenio, detenido por la Guardia Civil y los Mossos el pasado 5 de julio en Barcelona. D'Argenio había situado su “base operativa” en el Café Santa Lucía, situado en la parte alta de la ciudad, desde donde dirigía las distintas operaciones de compra, almacenaje y distribución de cocaína y, además, desde donde controlaba el blanqueo de capitales obtenidos en el tráfico.

Allí, según fuentes policiales, se produjeron distintas reuniones entre el capo y sus lugartenientes. Los informes policiales hacen mención a otros dos peligrosos capos bajo las órdenes de d'Argenio: se trata de Daniele Armante, nacido en Casandrino hace 37 años, y de Emanuele Archimio, nacido hace 31 años en Nápoles.

Pura mafia

Estos tres jefes están directamente relacionados con la familia Contini, que, según explica la Fiscalía antimafia italiana, es una de las principales ramas de la Camorra napolitana que, a su vez, está emparentada con la familia Russo y los miembros del clan Mallardo.  

D'Argenio maquilló decenas de millones de euros del crimen a través de la tupida red de empresas blanqueadoras creadas desde Barcelona y para ello utilizó a decenas de testaferros cuyas identidades aún están siendo investigadas por la Guardia Civil y los Mossos.