Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Piqué y Shakira en una imagen de archivo

Cae la banda que desvalijó la casa de Shakira y Piqué

Los Mossos d'Esquadra anuncian la detención de 15 personas especializadas en robos en viviendas

3 min

La banda de ladrones que, entre otros robos, desvalijó la casa de la cantante Shakira y su pareja, el futbolista del Barça Gerard Piqué, ya es historia. Los Mossos d’Esquadra han anunciado la desarticulación del grupo.

Comenzaba el pasado junio cuando, aprovechando la ausencia de la pareja y sus hijos, los ladrones se llevaron relojes de lujo del futbolista y joyas de la intérprete. En el domicilio, sitio en Esplugues de Llobregat (Barcelona), se encontraban sin embargo los padres del deportista en el momento de los hechos.

Origen georgiano

Ahora, los Mossos d’Esquadra han anunciado la desarticulación de esta mafia de origen georgiano, y han detenido a 15 personas como responsables de, al menos, 22 robos en la zona de Barcelona. El jefe del grupo, Gocha Maisuradze, Gogita, de 53 años, es uno de los delincuentes con más antecedentes policiales en Europa.

En concreto, los Mossos han desarticulado dos grupos criminales —integrados por personas con edades comprendidas entre los 26 años y los 61 años— especializados en robos en domicilios. Ahora trabajan sobre los objetos recuperados en los registros. La investigación comenzó en abril.

Mismo 'modus operandi'

Los dos grupos operaban de modo similar, como lo hacen las organizaciones integradas por personas de nacionalidad georgiana que trabajan en España. Cada una tenía un rol bien definido. Así, los líderes elegían los objetivos y gestionaban las ganancias; por debajo, los informadores y los ejecutores, entre otros cometidos. Y no solo habrían robado en Cataluña; también en Alicante y Sevilla.

Los encargados de robar se dividían en pequeños grupos o baterías formados por cuatro personas especializadas en distintas tareas y que se intercambiaban de forma constante: apertura de puertas, conducción, vigilancia, contravigilancia…

Caso abierto

El 5 de septiembre se realizó un primer operativo policial, que permitió detenciones en Barcelona, L’Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià del Besòs, así como registros en Barcelona y Santa Coloma de Gramenet. Trece de los detenidos han ingresado en prisión de forma provisional. El caso sigue abierto.