Menú Buscar
pasajero vtc agresion barcelona

Cabify y Uber suspenden el servicio en Barcelona tras los ataques de taxistas en huelga

El AMB trata de convencer al Gobierno central de que haga suya la limitación de licencias VTC que intentó Colau y que la justicia ha suspendido

25.07.2018 18:52 h.
3 min

Los taxis con licencias de vehículo de alquiler con conductor (VTC), incluyendo Uber y Cabify, ha decidido suspender temporalmente el servicio en Barcelona como consecuencia de las "graves agresiones" que se han producido este miércoles durante la manifestación del taxi tradicional, convocada para defender el reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) que limita las VTC, y que fue suspendido por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC).

La patronal ha manifestado que ha decidido parar su actividad hasta que la situación "vuelva a la normalidad".

Conductores agredidos

"Queremos manifestar nuestro total apoyo a todos los conductores agredidos hoy en Barcelona y a los miles de conductores de VTC en toda España. Asimismo, pedimos disculpas a los miles de pasajeros que confían en nosotros para moverse por la ciudad cada día", dice el comunicado que han hecho público.

Unauto VTC quiere trabajar con las autoridades para que los culpables sean detenidos y juzgados, y piden el amparo de las instituciones y de las fuerzas de seguridad para que protejan a sus trabajadores, ya que "ven peligrar su integridad física de forma cada vez más acusada".

La patronal lamenta que no se respete la decisión del TSJC, que confirmó la validez de todas las VTC que actualmente operan en el mercado, y acusan de organizar un "gran paro" para hacer presión contra una medida cautelar.

Apelación a Madrid

Las fuentes consultados de la AMB aseguran que el consistorio barcelonés está negociando con el Gobierno de Pedro Sánchez la posibilidad de que sea la Administración central la que valide el reglamento que limitaba las licencias, una competencia que según la justicia excede el ámbito. No corresponde ni al Ayuntamiento de Barcelona ni a la Administración supramunicipal.