Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Barcelona

La gran boda india de Barcelona se expone a una multa

El recinto modernista de Sant Pau estudia si se incumplió la normativa acústica por la música a todo volumen; los vecinos lo ven "escandaloso"

6 min

Tuvo un impacto económico positivo para la ciudad, pero no todo el mundo está contento. La gran boda india que se celebró en Barcelona la semana pasada, y que unió a los herederos de dos familias millonarias de Bombay y Calcuta, como avanzó en exclusiva Crónica Global, se podría exponer a una multa por exceso de ruido

Lo ha explicado una portavoz de la Fundación Privada Sant Pau, que ha admitido que hubo posibles "incumplimientos" de la normativa acústica durante las nupcias de lujo, que reunieron a 450 invitados de lo más granado en el recinto modernista del antiguo hospital. De hecho, personal de Sant Pau llamó al orden a las familia para que bajaran la música en diversas ocasiones, sin éxito, pues "se bajó, para volverse a subir hasta quedar, quizá, por encima de los límites". 

Quejas vecinales

De hecho, la actuación de la Fundación Privada Sant Pau es preceptiva: se elabora un informe acústico a posteriori con cada evento que se celebra en el recinto Patrimonio de la Humanidad que diseñó Josep Domènech i Muntaner. Pero esta vez hay algo diferente: las quejas vecinales. Lo admiten desde la Fundació Privada, que reconocen que han recibido "llamadas de vecinos muy molestos con el ruido y la música". 

Fachada del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, centro que ha impulsado un protocolo para ofrecer parto vaginal tras dos cesáreas / EP
Fachada del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, en Barcelona / EP

Para aclarar qué pasó, y si, por ejemplo, los organizadores pusieron limitadores de volumen a la boda --como deberían haber hecho por normativa-- la organización está esperando el resultado del informe acústico del evento. Si éste concluyera que hubo incumplimientos, se enviaría al distrito de Horta-Guinardó y sería competencia municipal incoar una posible multa. De momento, desde el ayuntamiento indican que no constan quejas en este campo. 

"Algo no funcionó"

Sea como fuere, y antes de recibir el análisis de la jarana de las nupcias de superlujo, desde Sant Pau ya admiten que hay indicios para creer que "algo no debió funcionar", pues la Fundación cuida, y mucho, la protección acústica de un recinto que es patrimonio de la humanidad. "Con un limitador de ruido funcionando correctamente no debió pasar lo que finalmente pasó", lamentan. 

Imagen de archivo de una boda india / PEXELS
Imagen de archivo de una boda india / PEXELS

De momento, sin embargo, no pueden extraerse conclusiones hasta que se conozca el resultado del informe. Desde el entorno de la organización de la boda, además, se ha subrayado que "no constan" quejas de los recintos donde tuvieron lugar los seis eventos del enlace hindú. 

Vecina: "Fue un escándalo"

Donde sí constan quejas es en el entorno de Sant Pau. Una vecina se ha dirigido a este medio alertando de que "pasó por delante de Sant Pau para ir al gimnasio y la música sonaba atronadora, reverberando desde diversas calles de distancia". La residente asegura que "el sonido era escandaloso, y era por la tarde antes de entrar yo en mi clase en el DIR Castillejos, pero es que cuando salí todavía seguía igual". 

¿Qué vio? "Coches de alta gama descargando invitados con trajes de corte asiático, y un vehículo de época que trasladó a los novios. Decoración floral en la entrada de Sant Pau y jarana como no habíamos visto jamás". La misma fuente recuerda que "el recinto acoge la Pasarela 080, que ya conocemos, y vienen modelos, pero es que esto no tiene nada que ver. Fue un despliegue de ruido, opulencia y tráfico totalmente innecesario". 

"Privatización"

Desde el entorno vecinal lamentan también la "privatización" de los jardines de Sant Pau, que "antes, hace años, estaban abiertos a los vecinos para pasear y jugar", pero que ahora "se han puesto al servicio de eventos privados y, ahora, opulentos". 

Por su parte, en la Fundación de Sant Pau se defienden recordando que gestionan un espacio "privado" cuya conservación, muy costosa al ser un monumento, exige buscar formas alternativas de financiación. Como el alquiler para bodas. Ello sin perjuicio de que la infraestructura de Sant Pau "no puede sostener" actos como el casorio de unos días atrás, por lo que difícilmente se repetirá. La institución, que participa el Arzobispado, Generalitat de Cataluña y Ayuntamiento de Barcelona, señala que existen "pases gratuitos para los vecinos situados en el área de influencia" y descuentos para los que viven cerca.