Menú Buscar
Barbacid, Pujol y Carrato, en la presentación del estudio / AECC

Barbacid elimina el cáncer de páncreas en ratones

Un tratamiento médico que podría aplicarse en humanos en "cinco o diez años"

5 min

El cáncer de páncreas suele ir acompañado de un pronóstico gris y es uno de los más temidos. Por suerte es una enfermedad poco frecuente, hay unos 4.000 casos al año en España.

De todas formas, sigue siendo el tercer cáncer más mortífero, después del de pulmón y el de colon. Es difícil de frenar porque suele detectarse tarde y el 95% de pacientes no logran sobrevivir más de cinco años desde su diagnóstico.

La investigación

Un equipo de investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), liderados por el Doctor Mariano Barbacid ha presentado los resultados de esta prometedor estudio que podría arrojar luz sobre un panorama tan trágico. Han logrado que el tipo más común y agresivo de tumor --adenocarcinomas ductales avanzados de páncreas-- remita en ratones.

Para conseguirlo, han inhibido dos de las vías que el cáncer usa para crecer: el receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR) y la quinasa (c-RAF). Estas dos dianas son las que el oncogén KRAS --responsable de más del 90% de los tumores de páncreas-- utiliza para expandir el cáncer.

Resultados positivos

Anteriormente se habían hecho pruebas eliminando por separado el EGFR y la c-RAF, pero no habían obtenido resultados. En cambio, al eliminarlos de forma conjunta, se produjo un gran efecto en seis de los doce ratones tratados. En unas semanas los tumores, no solo dejaban de crecer, sino que desaparecían por completo.

Otro factor que cabe destacar son los escasos efectos secundarios que este tratamiento ocasionó a los animales, solo “una dermatitis fácilmente controlable”.

En la realidad

El doctor Barbacid ha destacado que le “preocupa crear falsas esperanzas”, ya que no cree que se puedan lograr estos resultados en humanos a corto plazo. Es la primera vez que se consigue la desaparición de un cáncer de páncreas avanzado en un modelo experimental, pero este tratamiento aún no se puede aplicar en humanos.

"Quiero dejar claro que nuestro hallazgo no va a servir a las personas que hoy en día tienen cáncer de páncreas", ha advertido. Su aplicación clínica, según ha dicho, estará disponible "como mínimo en cinco o diez años".

La dificultad

Este tipo de tratamiento no podría llevarse a cabo por ahora, porque utiliza la manipulación genética, una herramienta que no está permitida por los riesgos que conlleva.

Por ahora es imposible obtener estos resultados a través de fármacos, ya que existen algunos que bloquean la acción del EGFR, pero no lo hacen con la c-RAF. De hecho, los ensayos realizados hasta la fecha con esta sustancia “han tenido que suspenderse por su alta toxicidad”.

Fármacos contra el cáncer de páncreas

El objetivo de Barbacid es encontrar otra vía para paralizar la actividad de la c-RAF "mediante la generación de pequeñas moléculas capaces de degradar proteínas de forma selectiva y eliminarlas completamente de la célula cancerosa". Según ha apuntado, trabajarán sobre esta cuestión con la farmacéutica Lilly.

Por otro lado, los investigadores deben intentar comprender por qué el ensayo no tuvo la efectividad esperada en un porcentaje tan elevado de los ratones. "Tenemos que averiguar qué pasa en esos casos y encontrar dianas adicionales para poder bloquear los tumores que ahora se nos resisten", señaló Barbacid.