Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los Agentes Rurales recuperan 13 aves muertas en el radio de 10 kilómetros del brote de gripe aviar de Lleida / EFE

Aumenta la preocupación por el brote de gripe aviar en Lleida tras el hallazgo de 13 aves muertas

Los Agentes Rurales analizan muestras para conocer la magnitud del foco infeccioso

3 min

Los Agentes Rurales han encontrado 13 aves muertas en la zona en la que la semana pasada se recuperaron los cadáveres de cinco aves cuyo análisis concluyó que habían fallecido a causa del virus de la Influenza Aviaria de Alta Patogenicidad (IAAP), comúnmente conocida como gripe aviar.

Los agentes están analizando las muestras tomadas a estas aves, sin que se conozca todavía el resultado. En este caso se trata de cisnes y cigüeñas, una garza real y un milano real que, pese a no ser un tipo de ave susceptible de padecer la enfermedad, se ha recogido para analizar, al encontrarse en la zona en la que se ha producido el foco infeccioso.

No sería un nuevo foco

Por el momento el Departamento de Acción Climática solamente ha confirmado cinco casos positivos por gripe aviar, cuatro cisnes y una cigüeña, recogidos la semana pasada en el río Segre, a su paso por Soses (Lleida). Además, inciden en que, de arrojar resultados positivos las 13 aves recuperadas durante el fin de semana, no se trataría de “un nuevo foco”, ya han aparecido dentro del radio de 10 kilómetros establecido para analizar la posible existencia de más pájaros infectados.

Tras el brote de la semana pasada, el Govern decidió intensificar las medidas de vigilancia y protección, a pesar de mantener que Cataluña continúa siendo un “territorio libre de influencia aviar”. Asimismo aseguró que los países miembros de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) no pueden imponer restricciones al comercio de aves de corral y sus productos.

Medidas de protección

No obstante, la Generalitat ha decidido intensificar las medidas de vigilancia y protección, dado que la presencia del virus en animales comporta un riesgo también para los humanos.

En este sentido, la Generalitat ha elaborado una resolución en la que se extrapolan las medidas de bioseguridad a todos los municipios de Cataluña, sean o no de riesgo. Dichas medidas incluyen: la prohibición de cazar ocas, patos o cisnes, la cría de patos y ocas en compañía de otras especies de corral, la cría de aves de corral al aire libre, el suministro de agua a las aves de corral desde depósitos de agua al que hayan podido acceder aves silvestres, así como la presencia de aves en los centros de concentración de animales.