Menú Buscar
El exterior de la Casa de les Punxes, situada en el cruce de la avenida Diagonal y la calle Rosselló de Barcelona.

Así es la nueva Casa de les Punxes

El edificio modernista abre por primera vez al público este viernes tras una reforma que ha costado tres millones de euros

Margalida Vidal
3 min

La Casa de les Punxes abre sus puertas al público este viernes, 5 de agosto, por primera vez desde que fue construida en 1905. Después de unas obras de rehabilitación que han costado tres millones de euros y que han recuperado algunos elementos originales del edificio que se habían perdido en reformas anteriores, los visitantes podrán acceder a tres espacios: la azotea, el primer piso y una de las entradas.

La obra de Puig i Cadafalch se añade así a la ya extensa oferta modernista de Barcelona. Situada en el cruce de la avenida Diagonal con la calle Rosselló, todavía alberga cinco viviendas de renta antigua y oficinas en alquiler, a las que se accede a través de las otras dos entradas. La zona visitable se ha convertido en un museo dedicado a la leyenda de Sant Jordi y a la figura del arquitecto.

Las seis torres y la planta noble

La azotea de la Casa de les Punxes y las vistas sobre la ciudad.

La azotea es la parte más llamativa, con unas vistas privilegiadas de la ciudad. A través de ella se accede a las seis punxes (puntas). La torre principal rinde homenaje al arquitecto, y las demás están dedicadas a la historia del edificio, su simbología, el modernismo catalán y sus raíces medievales.

La leyenda de Sant Jordi narrada a través de proyecciones e imágenes en tres dimensiones en la Casa de les Punxes.El proyecto museístico, a cargo de Eudald Tomasa, continúa con la planta noble --situada en el primer piso--, que gira alrededor de la leyenda de Sant Jordi, patrón de Cataluña. Toda la planta está formada por un recorrido a través de salas con proyecciones e imágenes en tres dimensiones que cuentan la leyenda del caballero que salvó a la princesa del dragón, con el objetivo de atraer a un público familiar.

Cambio de propietarios

Pasar de unas manos a otras ha conllevado la apertura del edificio a la ciudad. La inmobiliaria Texna compró al Grupo Colonial la Casa de les Punxes en 2010. La transacción se completó por 25 millones de euros, con el objetivo final de convertirla en museo.

El interior de la Casa de les Punxes.La entrada cuesta 12,50 euros con audioguía y 20 euros si se realiza con guía físico. Para no disuadir a los barceloneses de visitar el edificio por el precio, los residentes en la capital catalana tendrán un descuento del 30% hasta finales de año.