Menú Buscar
Cómo aplicar una crema antiarrugas correctamente

Cómo aplicar una crema antiarrugas correctamente

Tan importante como saber elegir una crema antiarrugas es saber aplicarla correctamente en el rostro

6 min

La eficacia de una crema antiarrugas depende en buena medida de sus ingredientes activos, entre los que caben destacar el retinol, la vitamina C, los hidroxiácidos o los péptidos. Sin embargo, otro de los factores que influyen en su buen rendimiento es el hecho de aplicarse el producto de forma correcta durante un tiempo determinado.

Una crema antiarrugas puede suavizar el aspecto de las arrugas dependiendo de la frecuencia con la que se use o el tipo y la cantidad de ingredientes activos que contenga. Sin embargo, hay quienes aún teniendo el mejor producto no saben sacarle el máximo partido ya que no se lo aplican de la mejor manera. Precisamente, en este enlace puedes encontrar las mejores y más eficaces crema antiarrugas y antiedad.

Cómo aplicar una crema antiarrugas

Hay una norma principal que subyace en la aplicación de todos los antiarrugas: no hay que aplicar este tipo de productos como si se tratara de un hidratante normal. Es decir, no hay que aplicar el antiarrugas dando masajes por la cara, sino que hay que ir un poco más allá para que el tratamiento sea lo más efectivo posible.

En este sentido, hay una máxima que afirma que la aplicación más correcta de un antiarrugas será la que tenga en cuenta la dirección de la propia arruga. Pero, a su vez, hay que diferenciar los diferentes tipos de arrugas y la ubicación de las mismas. Dependiendo de dónde estén situadas, la aplicación del producto será una u otra.

Tal y como veremos a continuación con cada zona de la cara, todos los movimientos que se realizan para aplicar el producto antiarrugas se llevarán a cabo hacia la parte externa de la cara y en dirección contraria a las arrugas. ¿Por qué se hace de esta forma? Pues muy sencillo. La idea básica es contrarrestar el pliegue de la arruga con la crema y que haga su máximo efecto allí.

Arrugas de la frente y el entrecejo

Las arrugas de la frente suelen tener una posición horizontal. Para tratarlas, hay que colocar la crema en posición vertical y ascendente, empezando la aplicación por encima de las cejas y llevándola hacia arriba hasta llegar a la línea del pelo.

Por su parte, en el entrecejo se deslizan los dedos en sentido ascendente y vertical desde la mitad del entrecejo hacia arriba, aproximadamente hasta donde empieza la frente. De la misma manera se procede desde la otra mitad del entrecejo, pero en este caso hacia abajo. Dos movimientos, por tanto, que son totalmente independientes y que hay que repetir varias veces para una aplicación más correcta y eficaz.

Los pómulos y la parte superior del labio

Los pómulos es otra zona de nuestro rostro en la que suelen aparecer arrugas. Aquí lo que se debe hacer es una serie de movimientos desde la parte inferior del pómulo hacia las sienes. Unos movimientos que sean siempre circulares ascendentes y exteriores.

A diferencia de las que aparecen en la frente, las arrugas de la parte superior del labio suelen salir en vertical. Por tanto, los movimientos de aplicación del antiarrugas en este caso irán desde la parte central hacia la izquierda. A continuación, habrá que ir desde la parte central hacia la derecha. En ambos casos estaríamos hablando de un movimiento horizontal.

La barbilla y el cuello

A pesar de no ser una zona muy grande, en la barbilla también se pueden alojar muchas arrugas, algunas de ellas incluso encubiertas. Para aplicar aquí de forma correcta el producto tendremos que realizar unos movimientos circulares a ambos lados de la parte central de la barbilla. Unos movimientos que siempre sean hacia fuera, es decir, los de la parte derecha tendrán que ir hacia la derecha, y los de la parte izquierda a la izquierda.

En el cuello, las arrugas suelen aparecer en posición horizontal. Por tanto, los movimientos de aplicación de la crema deberán ser verticales hacia abajo, más concretamente hacia la zona del escote.

Si conseguimos hacer todos los movimientos de la manera que acabamos de señalar, lograremos que el efecto sea mucho más intenso y duradero. No en vano, estos movimientos están encaminados a obligar a la arruga a que se extienda, no solo para eliminarla, sino también para dotarla de una hidratación más profunda y directa.

En ocasiones gastamos mucho más dinero de lo normal en cremas de este tipo porque creemos que lo caro puede resultar lo más eficaz. Sin embargo, el gran secreto de este tipo de productos no está en su precio, sino más bien en su correcta aplicación. Con los movimientos adecuados conseguiremos unos resultados mucho mejores y en el menor tiempo posible.

--

Contenido elaborado con la colaboración de UNISIMA