Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Internacional

Ana, atrapada en un refugio de Kiev: "No sé ni cómo se llama este lugar"

Esta estudiante ucraniana de 19 años ha huido de la capital tras los primeros bombardeos rusos y su intención ahora es cruzar el país para reencontrarse con su familia

5 min

La madrugada del jueves miles de ucranianos huyeron de Kiev, la capital del país, tras los primeros bombardeos a las puertas de la ciudad. Desde que Vladimir Putin, el presidente ruso, ordenó una ofensiva militar a gran escala contra el Estado vecino y atacó a Ucrania desde todos los flancos, los ciudadanos intentan escapar a otros países europeos. Es el caso de Ana N., una estudiante de 19 años que durante seis pasó las vacaciones de verano en Cataluña.

Ana responde al teléfono desde un pueblo a 100 kilómetros de Kiev, pero todavía en la región homónima. “Ni siquiera sé como se llama este lugar”, dice. La joven abandonó su casa, en la que vivía sola en la capital, y consiguió escapar a “una zona más tranquila”. Sin embargo, cuando recuerda la situación vivida durante la primera noche, se hace el silencio. “Había bombardeos, aviones… la situación era de guerra”. Por eso, huyó en mitad de la noche hasta conseguir resguardarse en un refugio.

Mapa con el trayecto que deberá recorrer Ana para reencontrarse con su familia MONTAJE CG
Mapa con el trayecto que deberá recorrer Ana para reencontrarse con su familia / MONTAJE CG

Dispuesta a cruzar el país

Pese al rápido avance de las tropas rusas sobre el territorio ucraniano, la intención de Ana es cruzar el país de norte a sur para poder reencontrarse con su familia. “Estoy sola en la región de Kiev y mi familia está en Nikopol”. Por el momento, no se plantea intentar abandonar el país sin ellos. Tampoco sabe si podría hacerlo. “El tren todavía funciona, pero ya no hay autobuses ni metro, que se ha convertido en un refugio improvisado”. Por el momento se desplaza en coche pero las colas, dice, son interminables y le impiden avanzar. “Una de mis amigas ha tardado un día entero en recorrer 100 kilómetros para llegar hasta aquí”, explica.

Un ciudadano ucraniano observa los restos del fuselaje de un avión militar derribado cerca de Kiev / EFE
Un ciudadano ucraniano observa los restos del fuselaje de un avión militar derribado cerca de Kiev / EFE

A pesar de todo, espera llegar al sur en los próximos días. Hasta entonces no quiere imaginar qué pasará después. “No puedo pensar en qué pasará mañana, ni siquiera sé lo que me deparará hoy. Cuando me reúna en Nikopol con mi familia, pensaremos qué hacer”, dice acerca de la posibilidad de salir del país.

“Pedimos ayuda”

A pesar de las sanciones internacionales, la invasión rusa avanza implacable sobre Ucrania. La rapidez con la que han conseguido hacerse con lugares estratégicos del país ha empujado al gobierno de Volodímir Zelensky a solicitar la ayuda de los reservistas y de todos los hombres entre los 18 y 60 años, a los que ruega que no abandonen el país. Junto a Ana hay varios chicos de su edad. Por el momento, explica, continúan a salvo en el refugio. Cuando les pregunta si están dispuestos a alistarse a las tropas del Ejército ucraniano se escuchan murmullos. “No lo saben… pero es muy peligroso”, explica ella.

Lo que preocupa ahora es una posible toma de la capital y la instauración de un gobierno prorruso. “Tenemos miedo de que Rusia consiga tomar Kiev, es nuestro país y tenemos miedo. Todos estamos en contra de lo que está pasando”, expresa con resignación. Sobre qué esperan del mundo, ahora que les ha dado la espalda y que Zelensky les ha confirmado que están solos en esta batalla, Ana lo tiene claro: “A Europa le pedimos ayuda. Si están dispuestos a ayudarnos, bien, pero si no, lo haremos solos”.