Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ataque con coche bomba en Kabul, Afganistán condenados por la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas  / EUROPA PRESS

Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas condena los atentados en lugares de culto

Miguel Ángel Moratinos pide a los gobiernos apoyar el Plan de Acción de las Naciones Unidas para la Salvaguarda de los Lugares de Culto para garantizar la seguridad de los fieles

3 min

El Alto Representante para la Alianza de Civilizaciones de Naciones Unidas (Unaoc), Miguel Ángel Moratinos, ha condenado los atentados terroristas perpetrados en lugares de culto en el 2021. Ha recordado el Plan de Acción de las Naciones Unidas para la Salvaguarda de los Lugares de Culto, elaborado por dicha organización, y ha pedido a todos los gobiernos apoyarlo para garantizar la seguridad de los lugares de culto y de los fieles.

Unaoc, que vigila los ataques contra lugares religiosos de todo el mundo, destaca algunos perpetrados el año pasado contra la Iglesia Ortodoxa Rumana de Jerusalén y el incendio de una iglesia durante un asalto en la provincia de Ituri, al noreste de la República Democrática del Congo. En este suceso murieron, al menos, 13 personas. También recuerda el atentado suicida con bomba en la Catedral del Sagrado Corazón de Jesús de Makassar, en Indonesia, que hirió al menos a 19 personas en motivo del Domingo de Ramos.

Moratinos pide que los fieles puedan practicar su fe con seguridad y libertad

En mayo tuvieron lugar varios enfrentamientos violentos en la mezquita de Al-Aqsa y sus alrededores coincidiendo con la última semana del Ramadán y que provocaron cientos de heridos. Además, una violenta explosión en una mezquita cerca de Kabul, en Afganistán, que causó mínimo 12 víctimas. Entre las cuales un imán. En octubre, una explosión de una mezquita también en Kabul mató a unas tres personas, y un atentado con bomba contra una mezquita chiíta en la ciudad de Kunduz causó la muerte de, al menos, 50 personas y muchas resultaron heridas. Este fue el atentado más mortífero desde que las fuerzas internacionales abandonaron Afganistán en verano de 2021.

Moratinos considera “intolerables e injustificables” todas las formas de violencia y actos de terror contra los lugares de culto en base a su religión o sus creencias. Además, reitera que se trata de lugares sagrados donde los fieles deben poder practicar su fe con seguridad y libertad.