Menú Buscar
Vaso de agua / PEXELS

El agua alcalina antioxidante, el refugio para beber sano y sin contaminantes

Analizamos una solución alternativa al agua embotellada frente a la baja calidad del suministro público

11 min

Cada vez son más los estudios científicos que demuestran las propiedades del agua alcalina. También es cierto que la calidad del agua común que bebemos es cada vez peor.

El impacto de los plásticos en el consumo de la sociedad está en boca de todos. No es un problema que afecte únicamente a nuestro entorno más próximo. El propio agua de mar, de donde se pesca parte de la alimentación que llega a todos los mercados del mundo, está lleno de plásticos. Esto ha hecho que los microplásticos entren en nuetra cadena alimenticia.

Tanto es así que, en rutas pesqueras muy transitadas o en zonas más cercanas a las costas, los plásticos y basuras afecta al 40% de la pesca que consiguen, poniendo de manifiesto no solo el daño medioambiental sino la salubridad de lo ecosistemas marinos que acaba en los platos.

¿Por qué se sigue consumiendo agua envasada?

Pese a que España es uno de los países con mejor calidad de agua de grifo de la UE, lo cierto es que el consumidor nacional sigue comprando de forma masiva el agua envasada convirtiendo a nuestro país en uno de los grandes consumidores. España se sitúa en el décimo lugar en consumo de agua de grifo en la Unión Europea, por detrás de países como Italia, Portugal, Reino Unido o Grecia. 

Esto se debe, en gran parte, a la calidad y sabor de según las zonas y la falta de información en relación a los componentes de la misma. 

El foco de atención se ha puesto sobre la diferencia de precio entre el agua que sale en cualquier casa tan solo abriendo un grifo y el precio de la misma cantidad que se encuentra en el lineal de cualquier supermercado.

Una alternativa cómoda y ecológica

¿Existe alternativa? Sin duda, a caballo entre una y otra, existe otra opción por la que cada vez más personas y estudios apuestan. Se trata de mejorar el agua que sale del grifo sin necesidad de comprar la embotellada.

Para demostrarlo, en colaboración con la marca española Alkanatur, se realizaron diversos ensayos desde la Universidad de Almería tomando como base aguas minerales de la marca Lanjarón y Neval (para que sus datos de partida fueran universales y no pudieran variar dependiendo del lugar geográfico, por ejemplo, en el caso del uso del agua del grifo) y el agua ultradestilada.

Al pasar por los filtros, “la alcalinización del agua se lleva a cabo por la lenta solubilización del hidróxido de magnesio provocando una mayor fortaleza básica de la solución (medida por la mayor pKa). A su vez se libera hidrógeno molecular en forma gaseosa, un gas reductor, que es el responsable de la caída del ORP (potencial de oxido-reducción en milivoltios) hasta niveles muy negativos y por tanto incremento considerable en el potencial reductor o antioxidante del agua” explican en el informe del estudio. Es decir, la capacidad bloqueadora de los ácidos producidos por nuestro organismo y la capacidad antioxidante se cuadriplicó tanto frente al agua Lanjaron y Neval como con la ultradestilada.

¿Qué consecuencias tiene el plástico en el planeta y en la salud?

Apostar por esta vía, además, disminuye considerablemente las toneladas de plástico que acaban en el océano ya que, más allá de la responsabilidad del usuario a la hora de depositar las botellas en los contenedores de plástico, no existe una iniciativa que ayude al retorno de recipientes que facilite un menor impacto ambiental.

Todos los residuos que acaban en fondos de mares y océanos necesitan cientos de años para poder desintegrarse. Todo esto desemboca en consecuencias nefastas, tanto para estos ecosistemas como para quienes los generan: los humanos. Más del 80% de todos estos deshechos llegan desde tierra y son plásticos, lo que explica y alerta sobre la relevancia que hay que darle a las islas de microplásticos que, comidas por los peces, acaban en nuestros estómagos.

Disruptores endocrinos

Hablar de nuevo de la basura de los mares, de los vertidos en el agua o de la presencia elevada de químicos en la alimentación es clave para entender por qué los disruptores endocrinos han pasado a ser un quebradero de cabeza para la salud, llegando a estar íntimamente relacionados con enfermedades como el cáncer, la hiperactividad, obesidad, diabetes o incluso la infertilidad. 

Expertos como el Doctor Nicolás Olea, de la Universidad de Granada, habla de los disruptores endocrinos como “sustancias químicas, de contaminantes ambientales, generalmente hechas por el hombre y la industria del hombre y que una vez dentro del organismo modifican el equilibrio de las hormonas. Las hormonas, como se sabe bien, son mediadoras químicos que conectan un órgano con otro y mandan señales químicas. Estas señales químicas pueden ser interferidas, aumentadas, disminuidas por otro compuesto químico que utiliza o que se planta en su lugar. El fenómeno es que hay algunas consecuencias biológicas de esa interferencia”. El propio Dr. Olea fue quien denunció la presencia de Bisfenol A en latas de conserva e incluso en algunos productos de puericultura o tickets. 

La nueva normativa de la Unión Europea, abrigada por los resultados de numerosos estudios que han ido demostrando cómo el agua ha estado también relacionada con este hecho, ha tomado cartas en el asunto y endurecido los límites de contaminantes que pueden estar presentes en la misma como el plomo, pero también ha dado un paso al frente e introduce umbrales para disruptores endocrinos y vigila la presencia de microplásticos. Aunque en menor medida que en las aguas envasadas en plástico, el agua del grifo también tiene disruptores endocrinos.

Desde el Instituto de Investigación Biosanitaria,perteneciente a la Universidad de Granada y dirigido por el prestigioso catedratico Nicolas Olea, certifico que el plastico de la jarra Alkanatur no emite ningun tipo de disruptor endocrino al agua (existen mas de 700). Un punto más a favor del filtrado de agua, porque consiguiendo el agua alcalina, se consigue también erradicar los disruptores endocrinos.

¿Por qué el primer paso está en el agua alcalina?

El agua se consume a diario, por lo que ser capaz de mejorar su calidad, a día de hoy, es vital. Las Naciones Unidas así lo decretaron en 2010 a través de la Resolución 64/292. Pero mientras se endurecen los controles para que sean de la mejor calidad, una de las opciones es apostar por generar agua alcalina desde casa. En este sentido, los estudios realizados por la española Alkanatur con agentes científicos independientes muestran tres bloques principales de beneficio.

La primera ventaja tiene que ver con la eliminación de los microplásticos y los disruptores endocrinos del agua del grifo y, por tanto, sirve de barrera para evitar su consumo como se demostró con el IBS de la Universidad de Granada. También mejora el rendimiento deportivo tal como se demostró en un estudio realizado en 7 triatletas del Reebok Sport Center la Finca, que consiguieron incremento significativo del tiempo para alcanzar el umbral anaeróbico, expresado en un retraso en la aparición de fatiga.

Otros estudios científicos

En la Universidad de Vigo se realizo un estudio preclínico sobre diabetes tipo 1, en el cual mejoraron parámetros como los Triglicéridos y el Estrés Oxidativo (Radicales Libres)

Tal como se demostró en el estudio realizado en colaboración con la Universidad de Almería en el que se concluía que, tras el filtrado, el agua obtenida mejoraba la dolencia por acidez de estómago. Según este estudio “el hidróxido de magnesio tiene la propiedad ser una base débil y de disociación lenta ante la demanda de ácido presente, en comparación con otros hidróxidos y el bicarbonato sódico (bases fuertes, con pKa bajos), lo que permite un efecto amortiguador de la acidez más sostenido durante la aportación de ácido”.

Finalmente, se ha podido demostrar el beneficio el agua alcalina de Alkanatur incluso en el caso de tumores como piel, pulmón e hígado. Tales afirmaciones se basan en el último estudio realizado conjuntamente entre el Centro Superior de Investigaciones Cientificas de la Universidad Autónoma de Madrid y Alkanatur. “Mientras que los tumores desarrollados en ratones tratados con agua Alkanatur estaban bien encapsulados, los de los ratones tratados con agua de grifo eran altamente irregulares y hemorrágicos. Estas características apuntaban a que el organismo se había defendido mejor cuando tomaba agua Alkanatur, había contenido mejor el tumor primario y estaba en condiciones de prevenir mejor que las células tumorales salieran al torrente sanguíneo iniciando una metástasis” afirma Dra. María Monsalve, Jefe de Grupo de Investigación de Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols” IIBm (CSIC-UAM) Consejo Superior de Investigaciones Científicas - Universidad Autónoma de Madrid.

--
Contenido patrocinado