Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Prisión de Ponent, una de las cárceles catalanas, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Las agresiones a funcionarios se disparan un 21% en las cárceles catalanas en 2021

Los sindicatos denuncian las condiciones en las que los trabajadores se ven obligados a desempeñar su labor y solicitan el traslado de presos psiquiátricos a centros habilitados

4 min

CSIF, el principal sindicato de las administraciones públicas, CCOO y UGT se reunirán mañana frente al centro penitenciario de Ponent, en Lleida, para exigir medidas urgentes que pongan fin a la violencia que sistemáticamente sufren los trabajadores de la prisión. No es la única, en los últimos meses los ataques a empleados se han disparado en las cárceles catalanas.

La concentración prevista para este jueves se ha convocado después de un incidente muy grave sucedido el pasado domingo. Según CSIF un interno de 42 años que cumple condena en el módulo seis por atentado contra los agentes de la autoridad, agredió al jefe de la unidad del mismo después de que este le solicitara que realizara unas determinadas tareas de limpieza. El preso se negó a cumplir las órdenes del superior y le propinó un fuerte puñetazo en un ojo.

Solicitan el traslado de presos psiquiátricos

El empleado sufrió varias fracturas en el globo ocular y en la zona del pómulo izquierdo y, aunque evoluciona favorablemente, se encuentra ingresado en el Hospital L’Arnau de Vilanova recuperándose de las lesiones. No obstante, no se descarta que tenga que ser trasladado al Hospital Vall de Hebron para ser sometido a una cirugía maxilofacial.

Desde CSIF denuncian que el interno acumulaba un amplio historial de informes disciplinarios. Aun así, la dirección del centro no tomó ninguna medida al respecto. Los sindicatos solicitan que, para evitar nuevos episodios de violencia, los presos con alteraciones psiquiátricas sean trasladados hasta prisiones que cuenten con módulos especiales, como la de Brians o la de Terrassa.

“Tocarnos la cara sale gratis”

CSIF denuncia un preocupante incremento de las agresiones a funcionarios. Según el sindicato, en lo que va de 2021 estos episodios aumentaron en un 21% con respecto al año anterior. Hasta agosto de este año se han producido 174 agresiones que han dejado a 240 trabajadores heridos. Aunque el centro más problemático sigue siendo el de Brians, en Barcelona, se ha producido un notable incremento de episodios violentos en otros centros. En total, las agresiones a funcionarios han aumentado en un 500% en Lledoners, en un 89% en Quatre Camins, un 73% en Jóvenes y un 66% en Ponent.

Los trabajadores sindicado se refieren a esta situación que llevan sufriendo desde hace años como “una auténtica lacra”. “Vigilantes, monitores, personal docente, personal sanitario, compañeros y compañeras de tratamiento… cualquier tiene el riesgo de volver a su casa con una lesión física y, lo que es peor, con secuelas psíquicas mucho más difíciles de sanar. Volvemos a exigir que se actúe con contundencia hacia los agresores/as cobardes que tienen la lección muy muy aprendida: tocarle la cara en un profesional de las prisiones catalanas sale gratis”, afirman desde el sindicato.

Pocos efectivos

Por otro lado, los sindicatos se quejan también de las malas condiciones laborales de los empleados de prisiones y solicitan la adopción de medidas urgentes. En declaraciones de Xavier Martínez, responsable de UGT Prisiones, a TV3, el portavoz se queja del recorte de más de 500 efectivos en los últimos años y de las condiciones en las que sus compañeros se ven obligados a trabajar. Según Martínez, son “empleados de casi 60 años que tienen que enfrentarse a situaciones de riesgo con internos de 30, lo que hace inviable mantener la seguridad del centro”.