Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Pelea en Llafranc: a la izquierda, la mujer que bajó a la playa a encararse con un grupo de personas; y a la derecha, momento de la agresión de un hombre con el casco / TWITTER

Brutal agresión con un casco en la playa de Llafranc: el presunto agresor, un 'Porsche addicted'

La caída de una pelota a un restaurante desencadenó una discusión en la que el manager del local dejó herido a uno de los veraneantes; ambas partes se han cruzado sendas denuncias

5 min

La Policía Local de Palafrugell investiga una brutal agresión ocurrida en la playa de Llafranc (Girona), que acabó con una persona herida después de recibir un fuerte golpe con un casco de moto en la cara por parte de otro individuo.

Los hechos ocurrieron el pasado viernes por la tarde, cuando una mujer bajó a la playa para increpar y encararse con un grupo de veraneantes que jugaban a voley y, posteriormente, un hombre joven agredió a uno de ellos pegándole con un casco que llevaba en la mano, tal y como se aprecia en un vídeo que se ha hecho viral en las redes sociales.

El desencadenante de la trifulca y de la agresión, según han confirmado fuentes de la Policía Local de Palafrugell a Crónica Global, fue la caída de la pelota desde la playa a uno de los restaurantes de primera línea de mar, La Llagosta. El incidente desencadenó una discusión y un cruce de insultos entre las partes hasta que la familia propietaria del local --madre e hijo--, bajaron a la playa para encararse e increpar a los veraneantes. Primero, la mujer, y después, el hombre que cometió la agresión.

Heridas en la cara y cruce de denuncias

El agredido, según estas mismas fuentes, fue atendido por los Servicios de Emergencias Médicas en la playa hasta que se recuperó del golpe, y sufrió heridas leves en la cara. Como consecuencia de estos hechos, ambas partes han cruzado sendas denuncias: el hombre golpeado, por agresiones, y el agresor, por supuesto daño en un brazo.

En el vídeo se aprecia la intervención de algunos trabajadores del restaurante para apaciguar la trifulca, después de que el agresor del casco fuera placado en su huida a la carrera por otro hombre que lo retuvo en la arena hasta que un camarero los separó.

Los hechos, al juzgado

Este lunes, la Policía Local redactará un informe con testimonios de los hechos y ambas denuncias y los remitirá al juzgado de La Bisbal.

Los veraneantes que jugaban a voleibol son varias familias que tienen segunda residencia en la zona --algunas de ellas, de Barcelona--, y que acostumbraban a practicar este deporte en la playa. Ellos mismos se encargaban de llevar la red, puesto que el Ayuntamiento de Palafrugell retiró la suya como medida de prevención frente al coronavirus.

Ostentación de lujo en las redes

El presunto agresor del casco llegó a dar su versión de los hechos a través de su perfil de Instagram, que este domingo ha eliminado, pero de la cual queda constancia en una captura publicada en el perfil de Twitter Helpers CAT. En la misma, se ve que el hombre pidió "disculpas" por su "acto de rabia". La versión del joven sostenía que "todo empezó cuando un señor tiró dos pelotas en el restaurante" y su madre --la propietaria del local-- habría recibido insultos y amenazas tras pedirles que vigilaran, hecho que desencadenó su enfado.

El supuesto autor del golpe es manager del restaurante La Llagosta, y en su perfil personal de Instagram se definía como un "Porsche addicted", "deportista" y aficionado a la práctica del ciclismo. En sus diferentes fotos y posados hacía gala de llevar un elevado tren de vida. En su local habría tenido como clientes a pilotos de motociclismo como Aleix Espargaró y conocidos ciclistas.

El perfil de Helpers CAT recoge también la presunta versión de una de las personas de la otra parte implicada, que en sus redes sociales expuso que el dueño del restaurante les insultó y amenazó con denunciarles tras caer la pelota en su local, hecho que dio pie a una discusión y a los insultos por parte de un jugador, tras los cuales bajó la dueña del restaurante a increparles con una piedra. Según esta mujer, el herido estuvo inconsciente "unas horas" y luego se le quedó "medio inmovilizada una parte del cuerpo".