Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Primeras planas

La humillación de Occidente y mujeres bajo la "sharia"

Los talibán aseguran que respetarán los derechos de las mujeres "según la ley islámica". Tropas de élite para sacar a los españoles de Kabul. El turismo de la peor estofa se asienta en Barcelona

17 min

La caída de Kabul se mantiene en lo alto de las portadas. La estrepitosa derrota de Occidente se traduce en que tanto los Estados Unidos como la Unión Europea están dispuestos a reconocer a los barbudos como los interlocutores de referencia. Los talibán son, por tanto, el legítimo Gobierno de Afganistán. Veinte años después del ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, esos bárbaros están llamados a formar parte de la comunidad internacional. ¿Tendrán una silla en la ONU? 

El fracaso estadounidense y europeo es abrumador y no solo militar. Una concepción del mundo, de los derechos, de la libertad ha sido vencida en favor de la "sharia", la ley islámica, el horror, las lapidaciones, amputaciones y latigazos. Dicen los talibán que respetarán los derechos de las mujeres, pero siempre bajo esa "ley". Y derrotados, los principales mandatarios mundiales quieren creer que en el nuevo Afganistán talibán no habrá represalias. La humillación es absoluta.

La principal preocupación es salir de allí con vida. Las operaciones de repatriación del personal español y sus colaboradores están en marcha. "Defensa incluye fuerzas de élite en los aviones ante "las difíciles condiciones de evacuación" de Afganistán" apunta Vozpópuli. El texto es de Gonzalo Araluce y arranca así: "No se trata de una misión al uso. Los ojos del mundo están puestos en Kabul, en el imparable avance talibán, que ya se ha hecho con las estructuras de poder y con el control de la capital. Occidente abandona Afganistán en una estampida frenética y redobla sus esfuerzos por sacar a los suyos en unas mínimas condiciones de seguridad. Propósito complicado, a tenor de las imágenes que llegan desde el aeródromo. El Ministerio de Defensa español es consciente de ello y por eso ha incluido en sus dos aviones A400M enviados a Dubái a sendos batallones de élite, compuestos por miembros del Ejército del Aire acostumbrados a proteger los aviones y su tripulación en los escenarios más complejos".

Sigue el texto un párrafo después: "Los ministerios de Asuntos Exteriores y Defensa admiten las 'difíciles condiciones de la evacuación' en Afganistán. Así lo señalaron portavoces oficiales de ambos departamentos en un comunicado. En respuesta a esa dificultad se ha incluido en los dos A400M una fuerza del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA). El Ejército del Aire los define como una "unidad de élite" que se ha desempeñado en algunos de los lugares más complicados y peligrosos del mundo. También en Afganistán. Sus miembros, alrededor de 300, protegen mediante sus equipos de escolta a las aeronaves militares de transporte y a sus tripulaciones "cuando éstas operan en áreas de riesgo por todo el mundo". Entre otros, en Mali, República Centroafricana, Irak o el propio Afganistán. Escenarios de conflicto donde las condiciones de aterrizaje o despegue no siempre han sido las más favorables, ya sea en términos de seguridad --fuerzas terroristas o criminales-- o meteorológicos. Su próxima misión será, por tanto, ofrecer escolta a todo el personal español evacuado de Kabul".

Portada de 'El País' del 18 de agosto de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'El País' del 18 de agosto de 2021 / KIOSKO.NET

El tono diplomático occidental es más bien bajo. No sería muy inteligente despreciar a los talibán cuando aún hay miles de personas que confían en abandonar el país. También hay un cierto escepticismo, pero uno de los rasgos del mundo occidental es la tendencia a la credulidad, algo que les resulta francamente sorprendente en el mundo islámico. "Los talibanes prometen respeto a la mujer “según la ley islámica”" anuncia El País en primera página. La nota viene con la firma de Ángeles Espinosa: "Los talibanes, que se han hecho con el poder en Afganistán, trataron ayer de tranquilizar sobre sus intenciones tanto a los afganos como a la comunidad internacional. En una inusual rueda de prensa en Kabul, su portavoz, Zabihullah Mujahid, aseguró que su Administración respetará los derechos de las mujeres “dentro de la ley islámica”, sin aclarar cuáles serán las nuevas reglas. Además, confirmó la concesión de una “amnistía general” y aseguró que el país no acogerá a grupos que amenacen a otros países. Ayer aterrizó en Kandahar el líder político de los talibanes, Abdul Ghani Baradar, quien se perfila como nuevo presidente. Por otro lado, España acogerá temporalmente a cerca de 400 afganos que colaboraron con las instituciones europeas hasta su reparto en los distintos países de la UE. Josep Borrell, responsable de Exteriores de los 27, agradeció el gesto español. Y dijo: “Los talibanes han ganado, tenemos que tratar con ellos”".

En El Confidencial reparan en la singular rueda de prensa de los vencedores. El texto firmado por las siglas Á. F. C. y dice entre otras cosas que "el tono de los talibanes ha cambiado. Han pasado veinte años desde que Estados Unidos --al frente de una coalición internacional-- los sacara del poder con el apoyo de la opinión pública occidental, a la que prometieron acabar con los abusos de estos barbudos. En su primer mensaje al mundo los talibanes han demostrado haber aprendido al menos la lección diplomática y no se han dedicado a amenazar a los infieles o traidores, sino a declarar una "amnistía general" en todo el país. Mujahid no ha desperdiciado la oportunidad de mostrar la nueva cara de sus compañeros: "Hemos perdonado a todos por el beneficio y la estabilidad en Afganistán", ha dicho en una intervención en la que, a diferencia de la del presidente estadounidense Joe Biden el martes, sí ha aceptado responder a preguntas de algunos periodistas".

Sigue la nota: "¿Y las mujeres? La primera pregunta de la rueda de prensa ha sido formulada por Charlotte Bellis, reportera neozelandesa del canal Al Jazeera en inglés. Bellis ha preguntado por los derechos de las mujeres en el nuevo Emirato Islámico. "Vamos a permitir que las mujeres trabajen y estudien (...) las mujeres van a ser una parte muy activa en la sociedad, pero en el marco del islam", ha sido la respuesta de Mujahid. La emisión del canal de televisión más importante de Afganistán, Tolo News, ha amanecido de nuevo con una mujer al frente y periodistas en la calle, después de que las mujeres desaparecieran de las pantallas por miedo a las represalias. La presentadora Beheshta Arghand ha entrevistado en directo a otro portavoz talibán, Mawlawi Abdulhaq Hemad, algo impensable durante el anterior régimen talibán, entre 1996 y 2001".

En el mismo digital una pieza de Enrique Delgado trata de explicar la rauda caída del ejército afgano. "Iban hasta arriba de opio: la experiencia de dos militares españoles con las tropas afganas" es el titular del texto: "Otro episodio dantesco lo padeció (un soldado español ya retirado) junto a sus compañeros cuando su equipo recibió el encargo de cortar unas calles para que pudiera aterrizar un avión en la pista del aeropuerto de Herat. “Estuvimos 20 tíos contra otros 20 --soldados afganos-- encañonándonos y gritándonos mutuamente. Nos habían avisado de que iba a aterrizar un avión, pero ellos no entendían que iba a llegar aunque en ese justo instante no lo estuvieran viendo”, cuenta este hombre para ejemplificar la vulnerabilidad de esas incipientes guarniciones. "El problema que tienen es que van hasta arriba de opio", sentencia".

Y: "“El Ejército afgano era un desastre absoluto, los que de verdad sabían combatir eran los señores de la guerra y los talibanes”, aporta el coronel retirado Fernando Lázaro en conversación con este periódico. En el año 2006, fue el jefe del equipo de reconstrucción provincial (PRT) diseñado para Badghis, al noroeste del país. Su paso por allí fue algo más tranquilo. Su misión estaba relacionada con mejorar la situación de la zona y trabajar, en cooperación con las autoridades locales, en el progreso local sustentado en la creación de nuevas infraestructuras".

La cuestión afgana ha hecho trizas las agendas locales. No hay política procesista ni se sabe nada de las subastas del mercado eléctrico. Ayer se conmemoró el cuarto aniversario de los atentados del 17 de agosto en Barcelona y Cambrils. Silencio y tristeza.

Portada de 'La Vanguardia' del 18 de agosto de 2021 / KIOSKO.NET
Portada de 'La Vanguardia' del 18 de agosto de 2021 / KIOSKO.NET

En el plano local, La Vanguardia destaca el bajo tono y alto cutrerío de una parte significativa del turismo de este verano en Barcelona. Se ha corrido la voz de que los precios han caído y habría recalado en la capital catalana lo mejor de cada casa. Escribe Luis Benvenuty: "Son las consecuencias en la vida cotidiana de la ciudadanía de la irrupción este verano del turismo low cost más cutre que se recuerda por estas latitudes en mucho tiempo. Otrora al menos se ponían un globo con forma fálica en la cabeza, alquilaban una limusina ultra larga, se dejaban engañar en los garitos del Port Olímpic... “Ahora es que se pasan el día callejeando, comprando latas de cerveza, de colmado en colmado, de latero en latero... ¡lo más sofisticado de sus vacaciones es marcarse un viaje en bicitaxi o alquilar un patinete eléctrico! Esos son los sectores económicos que alimentan, por eso los bicitaxis se meten por todas las callejuelas... y así pues hasta volvieron los captadores de los clubs de cannabis ilegales, que se ponen en la calle Escudellers a ofrecer drogas a todo el que pasa, incluidos los adolescentes del barrio, incluidos nuestros hijos... y luego por la noche continúan liándola en los pisos, los turistas low cost. Tenemos unos pisos turísticos justo enfrente de casa que nunca habían dado problemas, pero este verano no nos dejan dormir, ¿por qué tienen que gritar tanto?”".

Continúa líneas después: "“Es que estamos provocando un efecto llamada --apunta Juan Carlos Arriaga, de la asociación de comerciantes del Born y del grupo de restauración Sagardi--. Esta gente no entra en los restaurantes, solo gasta en los supermercados, y de este modo espantan al turismo familiar, al que de verdad nos da de comer. ¡Basta con ver las imágenes de botellones en Barcelona que corren por internet, por todo el mundo! Y así las tiendas de diseño y de delicatessen cierran y son sustituidas por otras de gafas de sol, camisetas, gorras...”. En los últimos meses, el Born perdió un tercio de sus tiendas, unas 90. El turismo low cost también está lastrando la reactivación comercial del centro. En el paseo del Born ya solo aguanta una de moda, la de David Valls. Y en la placeta Montcada, en el local que ocupó uno de los comercios insignia de Camper, funciona ahora una tienda de gafas de sol, camisetas, gorras... “En la calle Vidrieria tenemos ahora cinco locales vacíos, cinco locales hasta hace poco ocupados por diseñadores locales. Todo está relacionado”".

Es lo que tiene que el Ayuntamiento de Colau haya luchado con tanto denuedo contra el turismo, que se va lo bueno y se queda lo peor, esa gente que va cocida de badulaque y con la minga fuera.

Ya ha comenzado la Universitat Catalana d'Estiu y deja titulares para enmarcar. "Un professor de Perpinyà apunta fer com els Sioux i prioritzar vacunar els avis que parlen català per preservar la llengua" asegura El Món. El texto es de Quico Sallés, quien explica las curiosas teorías del activista lingüístico francés Alà Baylac. Ahí va un extracto de la información: ""El primer que hem de fer amb una llengua en perill és evitar la seva desaparició”, ha raonat. “A d’altres llocs del món”, continua Baylac, “en ocasió de l’epidèmia han inclòs la política lingüística en la vacunació per la Covid”, ha relatat. En concret, ha referenciat l’exemple dels indis nord-americans que han decidit la “vacunació sistemàtica, obligatòria i complerta de totes les persones més grans perquè hi ha poca gent que sap la llengua dels sioux i que si desapareixen les persones més velles i que més saben la llengua, desapareixerà per tant la llengua al mateix ritme”. “Era urgent preservar aquesta població de les conseqüències de la Covid”, ha remarcat. “Això podria ser una solució: vaccinar prioritàriament als catalanoparlants”, subratlla Aylac que tot i afegir que ho diu “mig en broma es podria fer”".

18 de agosto, santoral: Agapito de Lacio, Helena de Constantinopla, Fermín de Metz, León y Juana de Chantal.