Menú Buscar
Primeras planas

Armas para Arabia y reinmersión lingüística

El Gobierno y el PP defienden el contrato de Navantia con la tiranía del desierto: barcos sin honra y seis mil puestos de trabajo en juego. Nuevos trabajos para Comín, Llach, Talegón y Fachín

11 min

Pedazos de Khashoggi en el jardín del consulado de Arabia Saudí en Estambul. El mandatario Erdogan quiere juzgar en Turquía a los asesinos del periodista, el comando de quince sujetos que torturó y desmembró al infortunado. En el reino del desierto cunde la especie de que se les fue la mano. La familia al frente propone purgas, depuraciones y ley islámica, pero ningún país se fía. Como no tienen crédito, compran en cash.

El príncipe Mohamed bin Salmán acarrea fama de refinado en su campo de nabos. En una muestra de cínica crueldad mandó llamar a un hermano y un hijo de la víctima para mostrarles sus condolencias. Estremecedora estampa. Malos tiempos para los Khashoggi mientras Bin Salmán sigue con sus negocios. De la crónica de Ángeles Espinosa en El País: "El foro de inversiones Future Investment Initiative (FII) se ha inaugurado este martes en Riad bajo la sombra del brutal asesinato del periodista Jamal Khashoggi. El impulsor de la cita, el príncipe Mohamed Bin Salmán (MBS), heredero y gobernante de facto de Arabia Saudí, ha hecho una breve visita a la conferencia, pero no se ha prodigado como el año pasado. Las sospechas sobre su posible responsabilidad en el caso han alejado a algunos participantes. Sin embargo, las dos docenas de sonadas cancelaciones de líderes empresariales y políticos de primera división no han frenado la firma de contratos por valor de 43.500 millones de euros. Poco antes, el rey y el príncipe habían recibido a un hermano y a un hijo de Khashoggi para darles el pésame, según imágenes difundidas por la agencia estatal SPA".

La derivada española del asesinato de Khashoggi es el abrupto dilema moral sobre la venta de bombas y barcos a Arabia Saudí, un cliente de solvencia contrastada y que paga por adelantado. El presidente Pedro Sánchez defiende las relaciones comerciales con la tiranía. Se trata de ponerse una venda en los ojos, tapones en las orejas y, muy importante, una pinza en la nariz. 

Portada de 'El País' de este miércoles

La tribu que manda en Arabia Saudí es un yonki de las armas y en España se pule buen material, submarinos aparte. De momento, no peligra el suministro. El consejo de "dealers" mantiene la venta de ingenios destinados a triturar y machacar a los yemeníes rebeldes. Escriben en La Vanguardia Juan Carlos Merino y Carmen del Riego: "La comisión de Defensa del Congreso decidió ayer mantener los contratos en vigor y no asumir ese embargo, al menos hasta que la UE se pronuncie. El PSOE y el PP, que con sus votos sacaron adelante esta posición –Ciudadanos y PNV se abstuvieron, mientras ERC, PDECat, Unidos Podemos y Compromís votaron por la anulación de esos contratos–, consideran que no se deben tomar decisiones unilaterales, como ha hecho Alemania, y que un embargo a Arabia Saudí debe ser decidido por la UE".

Continúa párrafos después la crónica con el apunte andaluz: "En el fondo, lo que se debate es el contrato que la empresa Navantia tiene firmado con Arabia Saudí, por importe de 1.800 millones de euros, para la construcción de cinco corbetas, del que dependen 6.000 empleos en la Bahía de Cádiz. Todo ello, además, en vísperas de las elecciones andaluzas. La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, advirtió así ayer ante este debate que “mi unidad de medida son las Naciones Unidas y la Declaración Universal de Derechos Humanos, y en estos momentos la ONU no ha de­terminado que no se puedan vender portaaviones, corbetas, camiones o armas a Arabia Saudí”. Es más, Díaz recordó que Alemania, que ahora reclama cortar la venta de armas a este país, mantiene en cambio un mayor volumen de negocio con Egipto".

Pues no son listos ni nada los alemanes. Cambio de tercio. El Govern se esfuerza en hacer como que gobierna, pero es peor el remedio que la enfermedad. La consejería de Enseñanza prepara una nueva vuelta de tuerca al procedimiento de la inmersión, una versión actualizada con extensiones ajenas al ámbito escolar. "El ocio de los niños, mejor sólo en catalán" titula en portada el ABC. Escribe Esther Armora: "Casi 40 años después de arrancar la inmersión lingüística en Cataluña -que establece el catalán como única lengua vehicular en la enseñanza-, la Generalitat anuncia ahora un replanteamiento en el modelo para «adaptarlo» a la nueva realidad lingüística y social de las aulas tras la llegada masiva de alumnado extranjero. Este nuevo escenario se perfila en base a dos objetivos fundamentales: reforzar la inmersión en catalán, extendiéndola también al ámbito social -a través de los planes educativos de entorno-, y que las lenguas extranjeras ganen presencia en las aulas, también a nivel curricular".

Continúa la nota: "En el nuevo «Modelo lingüístico del sistema educativo de Cataluña», el castellano sigue marginado en las aulas y no se contempla aumentar su presencia en el currículo, mientras que el inglés, como primera lengua extranjera, gana protagonismo e incluso se abre la puerta a trabajar dentro de la escuela y en horario lectivo otras lenguas foráneas como el árabe o el chino. El documento concreta que «la necesidad de hacer de la lengua catalana un elemento de cohesión social e igualdad de oportunidades, obliga, más allá de adquirir una buena competencia lingüística, a potenciar el catalán como una lengua de uso». Por ello propone, a través de estos planes, «practicarlo en entornos directamente vinculados a las propias experiencias emocionales y lúdicas»".

Tras el consejo de la república y el foro constituyente no está prevista para hoy la creación de ningún otro organismo paralelo a la Generalitat. Sostiene Ciudadanos que la profusión de "chiringuitos" obedece al indisimulado plan secesionista para cargarse las instituciones propias del autogobierno. No contempla el esfuerzo de la administración autonómica por fomentar el empleo entre los descolgados del proceso. Comín, Llach, Talegón y Fachín ya tienen otro trabajo. Dice Bernat Dedéu en El Nacional que se han olvidado de Cotarelo. 

Tambores lejanos de reorientación jurídica en materia de políticos presos. El Gobierno explora la vía de cambiar rebelión por sedición, según El Confidencial. Firma la noticia Marcos Lamelas: "La Abogacía del Estado, la pata del Gobierno en el juicio del 'procés', es la baza de Pedro Sánchez en la negociación con los independentistas catalanes para aprobar los Presupuestos. La representación del Ministerio de Justicia ultima su escrito, en el que estudia descartar la rebelión. Aunque inicialmente se debatía la conveniencia de ponerse de perfil y acusar solo por malversación —con el argumento jurídicamente válido de que está solo en representación de la Agencia Tributaria—, ahora estudia acusar por sedición, menos grave que rebelión. La decisión del Ministerio de Justicia no está cerrada. Fuentes próximas a ERC explican que pese a que eso supondría elevar la acusación, tendría el valor simbólico de que al entrar en el fondo del asunto no se vería rebelión, con todo el valor simbólico que supone un gesto en el que se descarta la existencia de violencia en los hechos de hace un año".

Se cuece otro sainete en el Tribunal Supremo, secuela del gran éxito del cantar de las hipotecas, prorrogado hasta el 5 de noviembre. Se ha paralizado el negocio de las hipotecas. Miles de jóvenes e ilusionadas parejas se han quedado colgadas, con el sueño del pisito en el alero. No son conscientes de la oportunidad que les ha deparado el destino para huir de la peste.

El concepto de autoridad está en crisis y se extiende cual reguero de pólvora la creencia de que la justicia es un cachondeo. Un tipo requerido por un juzgado anuncia a las puertas de una comisaría que no piensa ni remotamente presentarse ante su señoría. Escribe Joan Guirado en Ok Diario: "Con una orden de detención activa contra su persona, Cesc Esteve se ha plantado frente a una comisaría de los Mossos d’Esquadra del municipio donde reside (Sabadell) para comparecer frente a los medios de comunicación para asegurar que “no me voy a entregar”, sin que los agentes que custodiaban el edificio policial procedieran a su detenerle pese a que la juez titular del 31 de Barcelona ya ha emitido su orden de detención. El joven CDR dice que “doy la cara porque no tengo nada que esconder” así como reitera que “no he cometido ningún delito”".