Menú Buscar
Joan Botella, en el centro de la imagen, durante la presentación de Federalistes d'Esquerra en el Parlamento Europeo / FE

Nuevo varapalo europeo contra la ‘diplomacia’ nacionalista

La asociación Horitzó Europa, más nacionalista que europeísta, deja de ser el interlocutor principal en España de la gran familia de federalistas europeos

12.12.2018 00:00 h.
4 min

El nacionalismo ha intentado que el procés se juegue en Europa. En esta larga lucha de internacionalización del conflicto han logrado ganar algunas batallas, pero han perdido las más importantes. Ante la inacción de los sucesivos Gobiernos centrales, han sido principalmente las entidades surgidas de la sociedad civil quienes han intentado revertir el relato nacionalista que durante años ha imperado en la Unión Europea.

La asociación Federalistes d’Esquerres, surgido en Cataluña durante los años álgidos del procés y que propugna el federalismo dentro de España, ha trabajado para ser el principal interlocutor de esta opción política ante los socios europeos. Recientemente celebraron un encuentro con el resto de familias federalistas del continente y fuentes cercanas de la entidad aseguran a este medio que han ganado un protagonismo que durante muchos años estuvo en manos del nacionalismo.

La Unión de Federalistas Europeos, que aboga por la creación de una Europa Federal, fue una de las asociaciones invitadas. Hasta la fecha, la asociación Horitzó Europa, europeístas catalanes que se han convertido al independentismo, era la principal interlocutora catalana entre los federalistas comunitarios.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Sopar europeu amb Muriel Casals (04/12/2012)

Una publicación compartida de Horitzó Europa (@horitzoeuropa) el

Incompatible con los valores europeos

El nacionalismo catalán se ha autoproclamado siempre europeísta, pero la aventura secesionista de los sucesivos Governs con los socios de la CUP así como la nueva coyuntura internacional que ha relegado el eje izquierda-derecha han provocado un cambio en la ubicación del nacionalismo catalán dentro del Viejo Continente.

El caso paradigmático de esta deriva del nacionalismo catalán se observó con la expulsión del PDeCAT del grupo de los liberales europeos (ALDE), pese a haber sido en su momento la primera formación española en adherirse a él. En la actualidad es Ciudadanos, la formación presidida por Albert Rivera, quien ha cogido el relevo español de este grupo en Europa.

Órbita nacionalista

En la misma línea, la posición mantenida por Horitzó Europa, criticando duramente en Twitter el discurso de la Comisión Europea sobre los acontecimiento en Cataluña durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, han distanciado a la entidad de sus socios europeos.

La asociación ha priorizado en los últimos tiempos las cuestiones relativas al separatismo, con campañas como la de llevar banderas europeas en las manifestaciones de la Diada, o manifiestos instando a la UE a "escuchar Cataluña" y comparando a España con Hungría o Polonia. 

Horitzó Europea, junto a la Xarxa de Entitats Europeístes de Catalunya (XEEC), orbitan en esta galaxia de entidades y asociaciones cercanas al nacionalismo catalán. Desde XEEC agradecían en la misma red social las asignaturas recogidas en la plataforma Change.org para pedir a la Unión Europa que condenara la actuación de la Policía Nacional y la Guardia Civil para frenar el referéndum del 1-O.

La victoria diplomática de Federalistes d’Esquerres, pasando a ser los interlocutores de la gran familia de federalistas europeos, supone un varapalo para el nacionalismo que ve cómo poco a poco emergen actores que divergen del relato oficial.
 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información