Menú Buscar
El exsecretario general del PSOE, Pedro Sánchez / EFE

Una gestora gobernará el PSOE tras la dimisión de Pedro Sánchez

Javier Fernández, presidente de Asturias, presidirá la comisión encargada de llevar al partido hasta el congreso

6 min

Pedro Sánchez ha perdido la batalla dentro del partido. Como consecuencia ha anunciado su dimisión como secretario general del PSOE tras perder la votación en el comité federal del partido a favor o en contra de la celebración de un congreso extraordinario cuya votación de primarias tendría lugar el próximo 23 de octubre. 

En contra de la propuesta de Sánchez, votaron un total de 132 miembros del comité federal, mientras que a favor de la iniciativa se recogieron 109 votos, según fuentes del PSOE andaluz.

La comisión gestora

Los escasos miembros del comité federal que quedaban esta noche en Ferraz tras la dimisión de Sánchez han elegido una comisión gestora que llevará al partido hasta el congreso, donde se renovará toda la dirección y se elegirá a un nuevo secretario general.

Esta era la fórmula que defendían los barones críticos, frente a la idea de la comisión ejecutiva de ser ella misma quien organizara el congreso. Javier Fernández, presidente del Principado de Asturias, dirigirá la gestora. Su nombre fue citado por Susana Díaz el jueves pasado en su discurso ante el PSOE andaluz, un discurso en el que también aludió a Felipe González y a José Luis Rodríguez Zapatero.

Las primarias

La gestora será la encargada de organizar el congreso, aunque se desconoce la fecha. Antes se celebrarán elecciones primarias para elegir al secretario general, a las que Pedro Sánchez piensa concurrir. Así lo ha manifestado Miguel Ángel Revilla, el presidente de Cantabria, esta noche en el programa de televisión La Sexta Noche.

Ha contado que esta tarde ha recibido una llamada de Sánchez, después de haber anunciado su dimisión, para despedirse y agradecerle el trato que le había dispensado pese a no militar en el mismo partido. El cántabro le ha preguntado si se presentaría a las primarias del PSOE y Sánchez le ha respondido afirmativamente.

Moción de censura

La ejecutiva de Pedro Sánchez ha colocado urnas ante el comité federal para proceder a la votación secreta de un congreso extraordinario, un paso que no ha sido aceptado por el sector crítico, que ha comenzado parando este proceso y, después, ha recogido firmas para presentar una moción de censura al secretario general. El sector crítico ha considerado el voto propuesto por Sánchez de inadmisible al faltar la condiciones necesarias para un censo oficial y, por tanto, para determinar si había quorum. 

Acto seguido el sector crítico ha empezado a recoger firmas entre los delegados socialistas para aprobar una moción de censura contra el todavía secretario general del partido. Para que la moción pase a votación debe lograr el apoyo del 20% de los presentes en Ferraz.

El socialista José Antonio Pérez Tapias, quien compitió contra Sánchez y Madina en las últimas primarias del partido, ha salido de la sede y ante los medios ha asegurado que "el PSOE está roto". Por su parte, en Twitter, la socialista Eva Matarín ha tildado desde Ferraz de "pucherazo" el intento de Pedro Sánchez de poner urnas y ha revelado que hay dirigentes "llorando".

La propuesta de Sánchez

Sánchez tomó la palabra a lo largo de la mañana ante el comité federal del partido para proponer que se readmitan a los 17 miembros de la comisión ejecutiva federal del sector crítico que dimitieron esta semana. Según han informado fuentes socialistas, Sánchez habría propuesto también que se convocase otro comité federal.

Las palabras del líder socialista, han sido respondidas por el presidente de Aragón, Javier Lambán, quien le ha dicho que él ya no es secretario general. Posteriormente, otros dirigentes han pedido la palabra. 

Tensión antes del inicio

Previamente, el sector crítico del PSOE ha exigido que los miembros de la ejecutiva en funciones liderada por Pedro Sánchez que no dimitieron no formen parte del censo del comité federal. El argumento expuesto era que, tal como admite la propia ejecutiva, está en funciones. Por lo tanto, sus miembros ya no forman parte del comité federal de forma automática. Otra cosa son aquellos dirigentes que, además de la ejecutiva, son miembros natos del comité federal. Es el caso, por ejemplo, de Pedro Sánchez, el secretyario general, y de Francina Armengol, la presidenta de Baleares.

Otra discrepancia ha girado en torno al orden del día. La dirección había propuesto dos puntos: oficializar la dimisión de los 17 e iniciar el proceso del congreso extraordinario que prevén los estatutos para renovar dirección y secretario general. Los críticos, sin embargo, creen que en realidad se debe elegir una comisión gestora que se encargue de decidir cuándo se hace el congreso, además de organizarlo.