Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ferran López, el exjefe de Mossos d'Esquadra / EFE

Trapero nombra como 'número dos' de los Mossos al comisario del 155

La cúpula de la policía autonómica se reorganiza con Ferran López como comisario jefe y la incorporación de Miquel Esquius y Joan Carles Molinero

3 min

Cambios en la cúpula de los Mossos. El comisario Ferran López ha sido nombrado número dos de la policía autonómica. El agente asumirá así la máxima responsabilidad de la nueva estructura de la Prefactura de los Mossos y responderá directamente ante el mayor Josep Lluís Trapero.

Cabe recordar que López obtuvo el cargo de Trapero de forma interina durante la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña. Tras la restitución del policía al frente del cuerpo autonómico, ambos funcionarios han limado asperezas y se encargarán de ahora en adelante de las máximas tareas de gestión en el seno de los Mossos.

Más nombramientos

Interior también ha incorporado a Miquel Esquius Joan Carles Molinero a la dirección operativa de la policía catalana. Asimismo, Molinero ostentará las funciones de portavoz uniformado de la institución. Esquius y Molinero forman parte de la vieja guardia que acompañó a Trapero durante su primera etapa en la cúspide de los Mossos.

La comisaria Marta Fernández, hasta ahora subjefa de la Comisaría General de Investigación Criminal, será la primera mujer en liderar esta unidad. Por otro lado, el comisario David Boneta seguirá al frente de la Comisaría Superior de Coordinación Territorial y el comisario Rafel Comes controlará las funciones de la Comisaría Superior de Coordinación Central.

La discreta retirada de Sallent

Por último, Eduard Sallent, que hasta ahora ocupaba el cargo de comisario jefe asumido por López, pasará a dirigir la Región Metropolitana Sur. "Por petición propia", según precisa un comunicado.

Sallent estuvo al frente del cuerpo hasta que Trapero fue exonerado de los delitos de sedición y desobediencia. Durante esta etapa, el policía ha afrontado situaciones complejas en la calle como los violentos desórdenes ocurridos en el centro de Barcelona tras la sentencia del 1-O contra los líderes del procés.