Menú Buscar
El presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC)  junto al vicepresidente primero, Josep Costa (JxCat), miembros ambos del bloque independentista, y un responsable de los servicios jurídicos / EFE

Torrent aguanta la presión ante la desobediencia de JxCat

El presidente del Parlament insta a los cuatro diputados procesados del grupo neoconvergente a firmar personalmente el escrito en el que delegan el voto para evitar el cisma

04.10.2018 12:15 h.
3 min

Junts per Catalunya insiste en no cumplir con su acuerdo pactado con ERC y se resiste a nombrar sustitutos a los cuatro diputados de esta formació procesados y suspendidos por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena. De esta forma, los neoconvergentes mantienen el pulso con el presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, quien insiste en que eso supone un incumplimiento a la decisión judicial. Los republicanos Oriol Junqueras y Raül Romeva sí han designado al presidente del grupo, Sergi Sabrià, sus funciones como diputados.

Ante ese nuevo órdago, los independentistas han vuelto a recurrir a una solución salomónica para evitar un cisma total. Torrent acepta el escrito, pero insta a que los diputados --Carles Puigdemont, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sánchez-- firmen personalmente esa delegación.

escrito junts

En el escrito, presentado por el portavoz del grupo de JxCAT Albert Batet, se indica que "dada la resolución del pleno de 2 de octubre que rechaza la suspensión de los derechos y deberes parlamentarios de varios diputados, hago saber que seguiré votando en representación de los diputados Carles Puigdemont, Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sánchez ". Seguidamente adjuntan las delegaciones de voto ejercidas antes de que Llarena notificara su interlocutoria --a diferencia de entonces los procesados ahora están suspendidos y no cobran sueldo--. La Mesa ha analizado si el documento es legal, pues se contradice con la votación del martes, en la que JxCAT y ERC, con apoyo de los comunes, apoyaron nombrar esa sustitución.

La postura de los letrados de la Cámara es impedir que los diputados suspendidos de JxCAT puedan votar en el Pleno del Debate de Política General que hoy concluye hoy, si no se cumple con el acuerdo votado en el pleno del martes, por lo que los independentistas perderían su mayoría. Algo que precisamente pretendían impedir con el citado pacto. El propio Llarena había sugerido esa suspensión temporal de las funciones de los diputados, a la espera de que se resuelva la causa judicial. Pero el empeño de JxCAT de fingir desobediencia está tensando mucho la cuerda con sus socios de Govern, que ya les ha dejado en evidencia en esta sesión plenaria desmarcándose del últimatum que Quim Torra dio al presidente Pedro Sánchez.