Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (i), mira al jefe del Estado, Felipe VI (en primer plano) en el homenaje a las víctimas del Covid / EUROPA PRESS

Torra estudia la manera de denunciar a Juan Carlos I por corrupción

El presidente catalán desvía el foco ante el descontrol de los contagios en Cataluña y después de que la Audiencia Nacional viera indicios para juzgar a todo el clan Pujol

3 min

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha dado "instrucciones" para "estudiar una eventual denuncia" contra Juan Carlos I y Corinna zu Sayn-Wittgenstein por presunta corrupción. El representante catalán desvía el foco ante el descontrol de los contagios de coronavirus en Cataluña, y pocos días después de que la Audiencia Nacional informase de que ve indicios para juzgar a todo el clan Pujol Ferrusola por distintos delitos.

En un comunicado, el Govern añade que la denuncia puede extenderse a todos aquellos que de una forma u otra hayan "participado, ayudado, cooperado o encubierto las prácticas corruptas en las cuales presuntamente habría sido involucrado el anterior jefe del Estado español y su entorno por un espacio de tiempo que todavía está para determinar".

El rey emérito y toda la Casa Real

Ha añadido que, "a pesar de las dificultades de una denuncia de estas características", son hechos graves y cuya presunta responsabilidad es del rey emérito, pero también de otras personas que no cuentan con la inviolabilidad con que sí cuenta Juan Carlos I, según Torra. "Se está hablando de un largo periodo de tiempo en que se habrían cometido estos presuntos hechos e ingentes cantidades de dinero", afirma.

El Govern pretende determinar, según las informaciones publicadas, "la integridad de los hechos, quién habría participado, quién tiene que responder penalmente, y quiénes tienen que asumir la responsabilidad civil ex delicto". La responsabilidad civil ex delicto correspondería primero a los autores de los presuntos hechos y, después y subsidiariamente, a la Casa Real.

"Todos iguales ante la ley"

El Ejecutivo autonómico alega que la Casa Real "es una entidad con personalidad jurídica propia, con capacidad para obligarse y sin inviolabilidad que, llegado el caso, permita exigirle responsabilidades ex delicto".

Para terminar, Torra considera que la corrupción se tiene que perseguir con independencia de quien participe, y ha destacado que todas las personas son iguales ante la ley.