Menú Buscar
Mariano Rajoy, nuevo presidente del Gobierno, en el Congreso de Diputados el sábado / EFE

Rajoy, nuevo presidente del Gobierno con 68 abstenciones del PSOE

El candidato del PP es el jefe del Ejecutivo con menos 'noes' de la historia de la democracia; quince diputados socialistas han votado en contra de su candidatura

2 min

Mariano Rajoy es el nuevo presidente del Gobierno de España gracias a 68 abstenciones de diputados del PSOE y 32 votos a favor de Ciudadanos, además de los 137 'síes' de su formación, el Partido Popular (PP). Rajoy ha conseguido un total de 170 votos a favor y 111 en contra, además de las 68 abstenciones del Partido Socialista. Con esta distribución de apoyos, el popular se convierte en el presidente con menos 'noes' de la democracia en España.

Quince diputados socialistas han rechazado la investidura del candidato popular. Los socialistas díscolos que han desobedecido las órdenes de la junta gestora han sido los siete del PSC, los dos de Baleares (Sofía Hernanz y Pere Joan Pons), dos independientes por Madrid (Margarita Robles y Zaida Cantero) y Susama Sumelzo (Zaragoza), Rocío de Frutos (Ourense), Odón Elorza (Guipuzcoa) y Luz Martínez (Palencia)

La elección de Rajoy pone fin a más de 300 días de bloqueo político en España y llega tras dos elecciones, la del 20 de diciembre de 2015 y la del 26 de junio de este año.

Nuevo Gobierno el viernes

No se puede decir que Rajoy tenga prisa en nombrar Gobierno: dará a conocer los ministros de su gabinete el próximo jueves, y los titulares de las carteras ministeriales jurarán su cargo al día siguiente.

Antes, el presidente del Gobierno de la XII legislatura en España desde el fin del franquismo se encontrará con el Rey Felipe VI el domingo para comunicarle que ha recibido la confianza de la cámara.

"Gobernaré para todos"

Tras ser elegido, Rajoy ha señalado que renueva la confianza de la cámara baja "tras cuatro años muy difíciles". El ya presidente del Gobierno ha emplazado al PSOE y a Ciudadanos a abordar conjuntamente "grandes cuestiones nacionales".

En cualquier caso, el nuevo jefe del ejecutivo no negociará "la soberanía nacional", un elemento que ha trazado como línea roja.