Menú Buscar
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en el Parlamento catalán / EFE

Puigdemont reta al Gobierno a confirmar que “usará la fuerza” contra el referéndum

El presidente de la Generalitat y los comunes se acusan mutuamente de menospreciar el Pacto Nacional que debía ampliar los apoyos sociales al derecho a decidir

5 min

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha retado al Gobierno a confirmar que “usará la fuerza” para impedir el referéndum. Durante la sesión de control celebrada en el pleno del Parlamento catalán, el dirigente independentista ha asegurado que las amenazas del Estado “no nos harán recular ni rectificar”.

Puigdemont ha hecho estas reflexiones en respuesta al presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí, Jordi Turull, que se ha interesado por las informaciones que, según afirma, insinúan que el Gobierno español  “utilizará la fuerza” para impedir el referéndum.

El President ha dicho que esas informaciones “no nos disuaden, nos animan. Éste es un camino que comenzó democráticamente y acabará democráticamente. Pero cuando el Gobierno dice que está dispuesto a todo nos preocupa. ¿Está dispuesto a utilizar la fuerza? Ya está bien de la ambigüedad, de flirtear con los límites de la democracia”.

“Ni rectificar, ni recular”, ha dicho.

Comisión de Venecia

Lluís Rabell, presidente del grupo parlamentario de CSQP, ha preguntado por los motivos que ha llevado a despreciar el Pacto Nacional por el Referéndum y qué fundamentos jurídicos tendrá una votación unilateral. “Las huidas hacia delante van a poner muy fáciles las cosas al Gobierno del PP”, ha dicho, por lo que ha recordado el acuerdo del Parlament sobre el cumplimiento de las directrices de la Comisión de Venecia, órgano asesor de la Unión Europea.

“No es justo que acuse al Govern de menospreciar el Pacto, no se lo acepto. Sé quién ha intentado manipular el Pacto y no ha sido este gobierno. El Pacto acabó su labor, pero encantados de seguir participando. Lo que es menospreciar es ser invitado y no acudir a la reunión”, ha dicho Puigdemont a modo de reproche, pues los comunes le plantaron en la cumbre del lunes, a la que acudieron solo los partidos políticos que apoyan la vía unilateral.

“Ya no es referéndum si o no, sino democracia si o no”, ha precisado el President. No obstante, no aclara el grado de cumplimiento de esas instrucciones europeas.

"Irnos de forma pacífica"

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha reprochado al dirigente independentista que no tenga claras las consecuencias de un referéndum ilegal y le ha recordado que la Comisión de Venecia exige cumplir con las leyes y la Constitución del Estado correspondiente para convocar una votación de esas características

Puigdemont ha respondido que sabe “perfectamente” de las consecuencias de cumplir con la voluntad de los catalanes y se ha referido a las condenas de cargos públicos por organizar la consulta del 9N. En este sentido, ha rechazado la persecución que atribuye al Gobierno español y ha calificado de “vergüenza” que se haya bloqueado la llamada Comisión Cataluña en el Congreso. “Cuando ocurren estas cosas pensamos que lo mejor es irnos de forma pacífica. Que alguien piense que no podemos decidir no nos convierte en más o menos legales”.

Por parte de Ciudadanos, su líder de Cataluña, Inés Arrimadas, le ha preguntado por la situación de las obras de la Línea 9 del Metro y le ha instado a convocar una cumbre sobre el tema, en lugar de la que se celebró el lunes sobre el referéndum, “a la que cada vez va menos gente”.

Puigdemont ha admitido que el proyecto de la Línea 9 está mal hecho y se ha referido a las inversiones fallidas del Estado en infraestructuras, concretamente la que contempla la disposición adicional del Estatut, que no se ha cumplido. “Es el Estado el responsable de que no tengamos la financiación suficiente”, ha dicho.