Menú Buscar
El lehendakari Íñigo Urkullu (PNV) y el expresidente Carles Puigdemont en una recepción en el Palau de la Generalitat / EFE

Puigdemont aleja al PNV del PDeCAT para las europeas

Los nacionalistas vascos afirman que la apuesta postconvergente de aceptar que sea Puigdemont su cabeza de lista "es muy legítima pero puede dificultar las cosas"

13.03.2019 14:35 h.
4 min

El PDeCAT tiene que afrontar otra dificultad tras su sumisión a Carles Puigdemont en las elecciones generales: el posible rechazo del PNV a concurrir juntos en las elecciones europeas. De hecho, el portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, ha asegurado que la formación exconvergente todavía no les ha hecho "ninguna propuesta concreta" aunque dejan la puerta abierta para hablar con todos los que fueron sus socios de coalición en 2015. 

Esteban, en una entrevista a Radio Popular-Herri Irratia, ha lanzado un dardo contra la decisión del PDeCAT, que ha purgado a moderados y ha costado algunas deserciones, de concurrir con Puigdemont como cabeza de lista. Los jeltzales consideran que la formación postconvergente ha hecho una apuesta "absolutamente en clave catalana, lo que es muy legítimo, pero puede dificultar las cosas". No obstante, afirma que todavía hay tiempo para hablar con todos los partidos y generar una gran coalición del centroderecha nacionalista en Europa. 

Ataques a Urkullu

El lehendakari Íñigo Urkullu ha recibido duras críticas de Puigdemont tras su declaración como testigo en el juicio a los políticos presos. El expresidente desacreditó la declaración del máximo representante de Euskadi, que jugó un papel mediador para evitar el 155 y convocar elecciones, y lo acusó de omitir información. De hecho, Puigdemont afirmó que al político vasco "le falló la memoria" y prosiguió al asegurar que el "único acuerdo que yo estaba dispuesto a llegar era convocar elecciones si había garantías explícitas de que no se aplicaría el 155, si se retiraba la Policía enviada extraordinariamente a Cataluña para dar miedo, si se levantaba la intervención de las finanzas de la Generalitat y si se paraba la represión".

Urkullu respondió molesto a las acusaciones del fugado: "Dije la verdad, está documentada y la documentación podrá ser consultada cuando termine el proceso judicial". De hecho, el presidente vasco depositó en el archivo Montserrat Tarradellas de Poblet más de 300 documentos que acreditan su versión de los hechos y su papel como mediador. En esos papeles, aparecían nombres de destacados empresarios, miembros de la Iglesia Católica y el exconsejero Santi Vila

Deserción de socios

El PNV ya había mostrado otros síntomas de su enfriamiento con Carles Puigdemont. El fin de semana que el expresidente fugado había fundado la Crida Nacional, el partido nacionalista descartó la posibilidad de hacer una coalición electoral con el PDeCAT si éste acababa pactando con los afines a las directrices de Waterloo. 

La coalición que se presentó en 2015 incluía –además de PNV y la exitinta Convergència– a Unió Democràtica, Coalición Canaria y Compromiso por Galicia. Este gran pacto parece de difícil reedición, puesto que UDC se disolvió en 2016 y los nacionalistas canarios rechazan compartir cartel con el PDeCAT.