Menú Buscar
Políticos presos en la cárcel de Lledoners, firmantes de una carta para animar a la participación ante el riesgo de 'pinchazo' en la Diada / EFE

Presos y fugados se movilizan para evitar el fracaso de la Diada

Los procesados escriben una carta conjunta para animar a la movilización en un 11 de septiembre que tachan de "nuevamente excepcional" con ataques a Pedro Sánchez

09.09.2019 08:20 h.
3 min

Presos y fugados se movilizan ante un riesgo de pinchazo en la Diada tras años de movilizaciones masivas en Cataluña desde el inicio del procés. Los procesados aseguran que se trata de un 11 de septiembre "nuevamente excepcional" mientras "la represión contra los derechos humanos, civiles y políticos continúan". 

"Barcelona, la capital de Cataluña, tiene que ofrecer al mundo el mensaje claro e inapelable de unas calles llenas de compromiso y transversalidad", aseguran en la carta publicada por Nació Digital. Los procesados aseguran que una Diada masiva seria una buena "antesala" a la sentencia del Tribunal Supremo que previsiblemente verá la luz en octubre. 

Intento de unidad

Los firmantes --Dolors Bassa, Toni Comín, Jordi Cuixart, Carme Forcadell, Joaquim Forn, Anna Gabriel, Oriol Junqueras, Clara Ponsatí, Lluis Puig, Carles Puigdemont, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Meritxell Serret y Jordi Turull-- intentan mostrar unidad ante las discrepancias entre JxCat y ERC sobre el camino que hay que seguir tras la sentencia. 

Por ello, apelan al 1-O, que "fue posible para que los objetivos comunes y la determinación de hacer valer nuestros derechos sumaron por sobre de la violencia del Estado". Por ello, pide al independentismo que "contra la frustración" generada tras los hechos acontecidos en octubre de 2017 vuelvan a la "seriedad, la generosidad, la madurez y determinación del 1-O". 

Críticas a Sánchez

El independentismo acusa a Pedro Sánchez de cerrarse a hablar, a pesar de las reiteradas apelaciones del ejecutivo socialista para resolver la crisis catalana mediante diálogo. Por ello, acusan al presidente del gobierno en funciones de imitar "a Mariano Rajoy en la irresponsabilidad de rechazar una resolución política a un problema político". 

"El Estado continúa ignorando la vulneración de derechos fundamentales denunciada", asegura el texto. Defienden que Naciones Unidas denuncia tal situación, algo falso ya que se trata de un grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias no-vinculante. Por ello, le piden "un dialogo constructivo y sin renuncias".