Menú Buscar
Antoni Martí, presidente de Gobierno de Andorra

El presidente andorrano, contra las cuerdas por un contrato informático

Crecen las sospechas de manipulación en las adjudicaciones a una empresa de la esposa y el hermano del jefe de Gobierno del Principado

4 min

El presidente de Andorra, Antoni Martí, se encuentra de nuevo en el centro de la polémica a causa de los contratos adjudicados a la empresa informática SPAI, propiedad de su esposa, Lídia Báez, y de su hermano Ot.

Según ha avanzado La Valira, la sombra de la corrupción y el nepotismo planea sobre las contrataciones realizadas por el Gobierno de Andorra con la citada compañía para el mantenimiento del hardware y el software de IBM por un valor de 414.782 euros desde 2015.

Adjudicación directa a familiares

La polémica surgió a principios de este año cuando el Butlletí Oficial del Principat d'Andorra (BOPA) publicó la adjudicación a SPAI de un contrato de mantenimiento de los equipos y los programas de IBM del Gobierno del Principado para este año por 110.646,59 euros.

La oposición se interesó por esta operación al constatar que la cantidad del contrato --cuyo correspondiente decreto firmó el propio Martí-- superaba con creces el límite legal para adjudicaciones directas --que fue el método elegido para la contratación-- y por las vinculaciones familiares del presidente andorrano con dos de los accionistas de la empresa adjudicataria --esposa y hermano--.

¿"Socio exclusivo"?

Martí se defendió de las acusaciones recibidas asegurando que la empresa SPAI era el "socio exclusivo" de IBC en Andorra, por lo que el Gobierno estaba "obligado" a contratar con esta empresa el mantenimiento informático.

El Gobierno andorrano, de la mano de la minstra de Función Pública y Reforma de la Administración, Eva Descarrega, justificó su argumento con una carta firmada por el responsable de IBM TSS France-Sud, Sébastien Pois, con fecha de 7 de enero de 2018, en la que declaraba que, efectivamente, SPAI era el socio exclusivo de la multinacional en Andorra.

Contrato con otra empresa

Sin embargo, dos elementos nuevos parecen desmentir a Martí. Por una parte, el pasado 11 de julio, el BOPA ha publicado una adjudicación realizada por la Caixa Andorrana de la Seguretat Social (CASS) a la empresa Andorsoft SA, por un importe de 60.876,62 euros, para el mantenimiento del hardware y el software de IBM para este 2018. Un contrato otorgado de forma directa y con carácter de urgencia.

Esto refutaría el argumento de que SPAI es el "socio exclusivo" de IBM en Andorra. De hecho, según la página web de IBM, Andorsoft SA es su corresponsal ofical en Andorra.

Falsificación

Por otra parte, La Valira sospecha que la carta de IBM esgrimida por el Ejecutivo del Principado "podría haber estado falsificada o manipulada". Los recelos del medio andorrano se basan en que la fecha de la firma, el 7 de enero, corresponde a un domingo, y porque la firma que aparece en el documento tiene un error en el nombre y no se parece a otras firmas de Sébastien Pois. Consultados por La Valira, los resposables de IBM en París han declinado hacer declaraciones al respecto.

Estos hechos --y a pesar de que el fiscal general de Andorra, Alfons Alberca, ha archivado una denuncia de los sindicatos por estas adjudicaciones-- dejan a Martí en una situación muy complicada, que agrava su débil posición tras su cuestionada actuación en el caso BPA.