Menú Buscar
Pedro Sánchez, entre la alcaldesa de L'Hospitalet, Nuria Marín, y el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, en la Fiesta de la Rosa de Gavà / CG

La política social del Gobierno empezará por aumentar la autonomía municipal

Los responsables territoriales del PSOE ya trabajan en la deconstrucción del andamiaje legal del PP, con la derogación de la ley de racionalización de la administración local como principal objetivo

4 min

El PSOE ha puesto a trabajar a los responsables territoriales de políticas sociales con la finalidad de determinar cuáles deben ser las prioridades en este ámbito, fundamental en un nuevo Gobierno que está llamado a corregir los déficits de su predecesor. Fuentes socialistas explican a Crónica Global que el objetivo es elaborar un listado de las leyes prioritarias que deben ser derogadas, reformadas o creadas para potenciar el perfil progresista del Ejecutivo español.

Por todos es conocido el techo de gasto marcado, pero hay consenso respecto a la necesidad prioritaria de derogar la Ley 27/2013 de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, que dedujo las competencias de los ayuntamientos con la finalidad de limitar el gasto municipal. Aunque, según los socialistas, el objetivo oculto del exministro de Hacienda Cristóbal Montoro era privatizar servicios municipales, lo cierto es que los consistorios han seguido ejerciendo esas competencias. E incluso han tenido que pagar servicios que en realidad corresponden a las comunidades autónomas.

El caso de las guarderías en Cataluña

En el caso de Cataluña, el ejemplo más evidente es el de las guarderías, una competencia exclusiva de la Generalitat, que durante el mandato de Artur Mas fue reduciendo progresivamente las subvenciones destinadas a la educación de 0 a 3 años hasta eliminarlas del todo. La justicia ha dado la razón a los ayuntamientos catalanes, que tuvieron que asumir ese gasto con ayuda de las diputaciones en algunos casos.

Se da la circunstancia de que la mayoría de ayuntamientos se mantiene sin déficit, de ahí la necesidad, según el PSOE, de dotar de mayor flexibilidad a los gobiernos locales. Eso sí, con la aprobación en paralelo de una nueva ley de haciendas locales a efectos de garantizar su financiación. Equilibrar ese aumento de la autonomía local con el respeto al techo de gasto es todo un reto. Pero también abordar definitivamente un asunto pendiente, el de las competencias municipales, una de las señas de identidad del PSOE que cuenta con el visto bueno de Podemos.

Elecciones municipales

Las citadas fuentes no esconden que, junto a esas necesidades de fondo, existe un interés político ante las elecciones municipales que se celebrarán en 2019, que podrían coincidir con un adelanto de los comicios españoles, ya que la idea de Sánchez no pasa por agotar la legislatura.

En la deconstrucción del andamiaje legal del Gobierno del PP figura también, como ineludible, la derogación de la ley mordaza y de la reforma laboral. Dos promesas de Pedro Sánchez que los expertos en política social creen prioritarias. La primera alude al controvertido ámbito de la libertad de expresión, mientras que la segunda entra de lleno en el punto débil de la recuperación económica: la precariedad laboral. La reforma de la ley de memoria histórica, una vieja reivindicación socialista cargada de simbolismo, también forma parte de las urgencias del nuevo Gobierno.

En paralelo a la abolición de esas leyes, los socialistas quieren abordar la creación de otras nuevas. Destacan la regulación de la eutanasia y una ley de igualdad laboral.