Menú Buscar
Xavier Pericay cree que el nacionalismo catalán y balear tienen el mismo objetivo

Pericay: "El nacionalismo catalán y balear comparten un mismo objetivo"

El diputado de Cs en el Parlamento balear dice que las "coaliciones de izquierda nacionalista han tensado la cuerda" del monolingüismo y su partido rechaza asistir a los Premios Ciutat de Palma

6 min

Xavier Pericay (Barcelona, 1956) es filólogo, escritor y, desde 2015, diputado por Ciudadanos del Parlamento balear. El político critica las políticas lingüísticas que, a su juicio, "las coaliciones de izquierda nacionalista" están llevando a cabo. "La situación catalana con el procés les ha dado alas", asegura. Desde su formación ya han informado de que en esta edición no asistirán a los Premios Ciutat de Palma de literartura por la eliminiación de los galardones en lengua castellana.

--Veo que los premios Ciutat de Palma estaban inicialmente reservados a la lengua catalana y años más tarde pasaron a ser bilingües. Posteriormente, en 2007, el equipo municipal socialista volvió a prescindir de los galardones en lengua castellana. ¿Por qué estalla ahora la polémica?

Pues yo supongo que estalla porque nunca hasta la fecha las coaliciones de izquierda nacionalista que presiden todas nuestras instituciones habían tensado tanto la cuerda del monolingüismo y la inmersión lingüística y, en consecuencia, de la exclusión institucional de la lengua oficial del Estado y de una gran mayoría de los ciudadanos de Palma y del conjunto de Baleares.

--¿La proximidad de las elecciones municipales tiene algo que ver en que el discurso a favor del bilingüismo haya tomado fuerza con motivo de estos premios?

No lo creo. Es una crítica recurrente, al menos por parte de Ciudadanos.

--El Gobierno balear ha tomado una serie de medidas para implantar el catalán como idioma obligatorio. ¿Siguen el modelo del nacionalismo catalán?

Absolutamente. Paso a paso. Sin prisa, pero sin pausa. Y es evidente que la situación catalana con el procés les ha dado alas.

--¿Cuál es la propuesta lingüística de Cs para las Islas en la contratación pública?

Ninguna.

--Una de las críticas que se hacen al bilingüismo es que va en contra de la lengua más débil porque el catalán nunca podrá competir en igualdad de condiciones con la lengua que es impone en el mercado y en la vida pública --el castellano--. ¿No hay que defenderla desde las instituciones de alguna manera?

Al margen de lo que signifique "defenderla", dependerá del coste económico y de la eficiencia. Cuando no basta el dinero público para sufragar, pongamos por caso, las políticas de dependencia, no es de recibo malgastarlo en políticas lingüísticas que a menudo no sirven más que para mantener chiringuitos vinculados al nacionalismo pancatalanista.

--¿Está politizado el tema lingüístico? (No solo por los nacionalismos periféricos, sino también, por ejemplo, el PP de Aragón llamando LAPAO al catalán).

Por desgracia, sí está politizado. Y a la acción sucede la reacción. Pero es importante saber quién ha tirado la primera piedra. En España, las políticas lingüísticas han sido siempre patrimonio de los nacionalismos periféricos. 

--Desde Cs encargasteis un informe a Anaya sobre la educación en las aulas baleares. Creo que una de sus críticas fue que la doctrina imperante era la del pancatalanismo y los símbolos catalanes, y no los baleares. ¿Hay una estrategia para educar a una generación en la idea de Països Catalans? ¿Comparten el mismo objetivo el nacionalismo balear y catalán?

Estoy convencido de que así es. En realidad, si bien se mira, todo lo que está sucediendo en Baleares en el orden del adoctrinamiento pancatalanista, ha ocurrido hace un par o tres de lustros en Cataluña. Y en la Comunidad Valenciana, aunque la situación es algo distinta, van por el mismo camino que en Baleares.

-- Tengo la sensación de que en otras regiones está de moda recuperar los simbolos identitarios autóctonos, pero que en Baleares potencian los catalanes --y no los baleares--. ¿Es así?

Por parte del nacionalismo pancatalanista, no; ellos potencian los catalanes, como es lógico. Pero por parte de quienes lo combaten, sí, en efecto.

--¿Es optimista y cree que todavía hay tiempo para cambiar esta dinámica con un Gobierno autonómico de nuevo signo o ya han consolidado sus esferas de poder en universidades, mundo cultural, etc.?

Será difícil revertir la situación, por todo lo que usted dice, pero no queda otra. Cuanto más tardemos, más difícil será.