Menú Buscar
Posado de varios miembros del PDeCAT

El PDeCAT deja a Sánchez pendiendo de un hilo: "Se acabó el tiempo"

La dirección ejecutiva del partido se reúne el Día de la Hispanidad para avisar al presidente de que tiene que mover ficha en relación con los presos para recibir el apoyo en los presupuestos

12.10.2018 22:44 h.
3 min

El PDeCAT deja al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pendiendo de un hilo. La dirección ejecutiva de la formación se ha reunido este 12 de octubre, Día de la Hispanidad, para reafirmar la posición distante del partido ante los Presupuestos Generales del Estado: "Si no hay movimientos con los presos políticos" ni intención de abordar el asunto de un referéndum pactado, no darán su apoyo a las cuentas y, por tanto, lo dejarán caer.

La reunión también ha servido para "reafirmar" el apoyo del partido al Govern de Quim Torra y al expresidente Carles Puigdemont frente a la "falsa normalidad" que el Ejecutivo de Pedro Sánchez "intenta vender a la opinión pública, una normalidad inexistente en un contexto en el cual en Cataluña hay presos políticos, exiliados, represaliados" y "persecución" de alcaldes soberanistas.

Amenazas de Puigdemont

El encuentro ha servido para marcar la estrategia política del PDeCAT para los próximos meses y asignar las tareas que desarrollarán sus miembros, según ha comunicado la formación. Además, el partido ha puesto en marcha "un grupo de trabajo" para preparar la maquinaria electoral para las elecciones municipales del 2019, "en coordinación con el resto de actores".

El nuevo aviso del PDeCAT a Sánchez llega horas después de que Puigdemont haya amenazado a Sánchez con perder la mayoría en el Congreso en las "próximas semanas" si no presenta un proyecto para Cataluña. "El tiempo se ha terminado", ha dicho el expresidente huido.

"Un Rajoy 2.0"

 

En la misma línea, Puigdemont ha dicho que Sánchez ha tenido tiempo más que suficiente para dar una "respuestas" a la crisis catalana, y que demuestra así que es "incapaz" de hacerlo: "Cuando decidimos apoyarle esperábamos una nueva receta, no esperábamos ver una especie de Rajoy 2.0".

 

 

Todo ello lo ha dicho en las Islas Feroe, donde ha viajado tras contactar con dirigentes de Nueva Caledonia. Allí, Puigdemont busca apoyos en paraísos fiscales. Mientras, Sánchez era abucheado en el desfile del 12 de octubre.