Menú Buscar
El presidente catalán, Carles Puigdemont, en el una sesión plenaria del Parlamento catalán. / EFE

La paridad de género, un objetivo lejano en las instituciones catalanas

El número de diputadas en el Parlamento catalán se sitúa en un 38’5%, cifra inferior a la del Congreso y el Senado. El número de alcaldesas no llega al 19%

3 min

La paridad de género está lejos de ser una realidad. Y, más allá de los contenciosos entre las instituciones catalanas y el Tribunal Constitucional, que acaba de tumbar la ley aprobada por el Parlament sobre la igualdad efectiva de mujeres y hombres, lo cierto es que los políticos catalanes no predican con el ejemplo. Ni la Cámara catalana ni los ayuntamientos están a la altura de los objetivos perseguidos.

Así, el porcentaje de diputadas en el Parlamento autonómico en la legislatura 2015-2019 se sitúa en un 38’5% --un total de 52 de un hemiciclo formado por 135 escaños--, una cifra que supone un bajón respecto a las dos legislaturas anteriores 2012-2015 (40%) y 2010-2012 (43%). También es inferior a las registradas en el Congreso y en el Senado, según los datos facilitados por el Institut Català de les Dones, dependiente de la Generalitat.

Mucho por hacer en el ámbito local

Así, el porcentaje de mujeres en la Cámara baja en la legislatura 2016-2020 es del 39’4%, la más alta desde que se restableció la democracia, pero insuficiente en cuestiones de paridad. En el Senado también se ha logrado una cifra máxima: un 39’1%.

Pero es en el ámbito local donde Cataluña tiene todavía un largo camino por recorrer. En esta comunidad, solo hay 174 alcaldesas, lo que supone un 18’4%. Cifra, eso sí, muy superior al 4% de la primera legislatura 1991-1995. Respecto al número de concejalas, actualmente hay 3.194 en Cataluña. Es decir, un 35'2%. En el Parlamento europeo, el número de diputadas es de 275, lo que equivale a un 36'6%. Ciertamente, esta cifra tampoco resulta óptima en la lucha por la igualdad.

“La Ley de Igualdad efectiva de mujeres y hombres es un buen instrumento, pero es necesaria la complicidad de todos”, confesaba la consejera de Presidencia de la Generalitat, Neus Munté, responsable de estas políticas paritarias. Munté anunció que el Gobierno catalán trabaja en que se reconozca oficialmente la figura de los profesionales de igualdad de género, así como en un plan de formación especializada para estos profesionales.