Menú Buscar
El expresidente José Montilla durante una entrevista / EFE

Montilla reprocha a Puigdemont su interés por "dinamitar" el diálogo con el Gobierno

Montilla lamenta que "desgraciadamente" una parte del independentismo quiere que la negociación con el Estado descarrile

5 min

El expresidente de la Generalitat José Montilla ha criticado la actitud del líder de JxCat, Carles Puigdemont, y su voluntad de "dinamitar" la mesa de diálogo entre el Ejecutivo y el Gobierno catalán. Para el socialista, el político fugado critica el acercamiento por intereses partidistas y personales y trata de que “este proceso no llegue a buen puerto".

Montilla lamenta, en una entrevista con Efe,  que "desgraciadamente" una parte del independentismo quiere que la negociación con el Estado descarrile. Apuestan por acudir a ella sin encontrar una solución para la situación catalana.

JxCat vs ERC

El ex senador del PSC contrapone la actitud de los posconvergentes con la de Esquerra Republicana de Cataluña. "JxCat tiene una actitud diferente a la de ERC", destaca. Ambos partidos compiten por el mismo espacio subraya y "los objetivos de Carles Puigdemont son muy diferentes a los de Oriol Junqueras".

La convocatoria electoral anunciada por el presidente catalán, Quim Torra, ha provocado que la campaña haya “empezado ya para Carles Puigdemont”, según Montilla. Afirma también que los comicios no se celebrarán hasta otoño y que “seguramente” el eurodiputado de JxCat “aspira a liderar la lista”.

Moción estratégica

El expresidente socialista no tiene duda de que la moción impulsada por los posconvergentes para reclamar un “mediador”, sin pactarlo con Esquerra evidencia la estrategia de JxCat. A su entender, "tenía por objeto marcar territorio ante su socio del Govern y adversario en las próximas elecciones"

Montilla distingue los partidos del mundo independentista y es consciente de que "hay gente que quiere abordar sinceramente un diálogo, una negociación, con una voluntad constructiva” en ERC y fuera del partido. En cambio, matiza que “hay otra gente que quiere que esto no vaya a ninguna parte, que quiere dinamitar este proceso”.

Cerca de la CUP

El exsenador ve “comprensible” que la CUP adopte esta actitud, pero le resulta menos entendible que JxCat, "heredera del espacio político de Convergència", haga lo mismo. Reprocha a los posconvergentes que no estén al servició del país sino de Puigdemont. a quien “no le interesa que esta negociación y este diálogo puedan acabar en un pacto", insiste.

El socialista asegura que al líder fugado no le interesa alcanzar metas políticas, “sus objetivos partidarios y personales son más importantes que el país". Algo que es completamente contrario a solucionar en el conflicto. Indica que para “avanzar” en el diálogo son "necesarias" dos condiciones: una incumbe al Gobierno del Estado y la otra a las fuerzas independentistas.

Cambio de rumbo

Montilla tiene claro que el Ejecutivo de Sánchez cumple con la primera de las condiciones. “Ya hay un cierto reconocimiento de que la vía exclusivamente judicial y policial escogida hasta ahora por los Gobiernos del PP fue una vía equivocada", reconoce.

A la parte del independentismo, en cambio, le pide “un cierto reconocimiento de que con la vía unilateral no se va a ninguna parte”. Asimismo quiere que los secesionistas hagan autocrítica y admitan que “se equivocaron optando por esa vía".

Complejos y traiciones

El expresidente socialista lamenta los "complejos" que aún tienen los independentistas a la hora de admitir que la unilateralidad fue un error. Reconoce que las formaciones políticas también se equivocan, pero en el mundo indepe quien admite fallos es tachado de "traidor".

En este sentido, Montilla ve positivo el giro pragmático de ERC, pero le lanza un mensaje: Tienen un “problema”. Considera que su adversario político “los está vigilando y tiene unas ganas terribles de llamarlos traidores", y esto "les condiciona”.

Sobre la posibilidad de un nuevo tripartito como el que conformó PSC, ERC e ICV-EUiA entre 2006 y 2010, no lo ve viable. Descarta que dicha coalición con los republicanos y comuns sea una opción "realista" a corto plazo: "Hoy yo creo que no es posible, no nos engañemos".