Menú Buscar
Enric Millo, delegado del Gobierno en Cataluña en una imagen de archivo / EFE

Millo reconoce una negociación ‘secreta’ entre el Estado y Cataluña

El delegado del Gobierno habla de una batería de propuestas económicas y de competencias para evitar el referéndum independentista

19.02.2017 11:35 h.
4 min

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha reconocido este domingo que existe una agenda oculta de negociaciones entre el Estado y Cataluña para buscar una salida pactada al reto catalán. “El diálogo se produce, aunque los encuentros no son siempre públicos”, ha manifestado en una entrevista en la televisión pública TV3.

Señala que la negociación con la Generalitat es secreta para que nadie la condicione. Una realidad más de la “dificultad de la situación”. Las partes por ahora “comparten opiniones y puntos de vista”, por lo que dar explicaciones públicas sobre los avances que se han producido en los encuentros bilaterales es complejo.

Batería de ofertas para Cataluña

“Nuestra obligación es dialogar para encontrar una alternativa al bloqueo actual que lleva al callejón sin salida del referéndum ilegal”. Millo admite que el Ejecutivo de Mariano Rajoy ultima una batería de ofertas basadas en la lista de 45 peticiones que le hizo llegar Carles Puigdemont.

Esta tercera vía pasa por la reforma del modelo de financiación y la mejora en materia de inversiones. “Se puede hablar de la necesidad de mejorar las infraestructuras de comunicación, que cercanías funcione mejor o que el eje mediterráneo sea una realidad, con lo que estamos comprometidos”, ha declarado. “Sentémonos y hablemos de ello”.

Reforma de la Constitución

Todas estas cuestiones se pueden abordar sin la necesidad de reformar la Constitución, aunque incluso este extremo sería posible según el relato de Millo. Destaca que la propia Carta Magna define los mecanismos de mayorías políticas necesarios para ejecutar el cambio deseado desde algunos sectores.

“Se puede hablar de todo, pero de cómo se vulnera la ley es perder el tiempo”, ha sentenciado. Ha criticado la política que se inició en 2012 por parte del Gobierno de Artur Mas para llevar a la “colisión” entre Cataluña y España y el actual pacto de Junts pel Sí y la CUP.

Choque de trenes

Asegura que el choque de trenes no conviene a nadie y que desde hace tres meses trabaja con el único objetivo de evitar que se produzca. Afirma que no sería deseable que el Estado se viera forzado a “usar mecanismos que tienen un carácter muy definitorio” para evitar el referéndum ilegal. Es decir, aplicar el artículo 155 para suspender la autonomía. Pero, llegado al caso, debería recorrer a esta alternativa con la ley actual en la mano.

“No debemos olvidar que el procesismo tiene como objetivo final la separación de Cataluña de España”.

Capitales de provincia

El diálogo es básico y no se limita a la bilateralidad del Estado y la Generalitat. También ha abierto con el mundo local, de forma especial con las cuatro capitales de provincia catalanas. “Llevamos tres meses celebrando encuentros”.

Se podrían repetir, con la discreción habitual, este mismo lunes. La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, estará de nuevo presente en Cataluña en la entrega del premio al Empresario del Año que concede el Grupo Zeta.