Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Reunión de la Mesa del Parlament del 7 de julio de 2022 / EUROPA PRESS

La mayoría secesionista de la Mesa acuerda "asumir" la responsabilidad del voto delegado de Puig

ERC, JxCat y la CUP tratan de orillar a los funcionarios de la Cámara con las actas, lo cual conllevaría delitos de usurpación de funciones y desobediencia, que pueden acarrear penas de prisión

Ricard López
4 min

La mayoría secesionista de la Mesa del Parlament catalán ha acordado este jueves "asumir toda la responsabilidad de la redacción y publicación" del acta del pleno que recoja el voto del exconseller y diputado de JxCat Lluís Puig, prófugo de la justicia por el procés en Bélgica, a pesar de que el Tribunal Constitucional (TC) ha anulado su delegación de voto, acordada por la propia Mesa en marzo del año pasado.

Según los miembros de ésta al acabar la reunión extraordinaria mantenida este jueves por la noche tras el pleno de la Cámara, ERC, JxCat y la CUP  se han comprometido a asumir "todas las responsabilidades políticas y jurídicas" para garantizar el derecho al voto de Puig.

Esta decisión tiene como objetivo que el voto del fugado conste oficialmente en el diario de sesiones y en el acta del pleno, pero sin que ningún funcionario sea responsable de la publicación de estos textos oficiales.

Orillan a los funcionarios

"Para evitar las posibles consecuencias jurídicas y responsabilidades por la administración parlamentaria en relación con la sentencia del Tribunal Constitucional dictada en recurso de amparo 2063/2021 sobre la delegación de Lluís Puig, la Mesa acuerda que asume la responsabilidad a todos los efectos del contenido del acta de las sesiones plenarias", sostiene el acuerdo de estos tres partidos en la Mesa.

Según estas mismas fuentes, las actas de los plenos se basan en la transcripción corregida de todo lo que se dice en el hemiciclo y tardan unos días después del pleno en publicarse y firmarse. El acuerdo se ha redactado siguiendo el itinerario que los servicios jurídicos de la Cámara han indicado a la Mesa

Fuentes de la presidencia del Parlament sostienen que este acuerdo eximiría de responsabilidades a los funcionarios del Parlament.

Borràs contó su voto... verbalmente

La decisión de este jueves se añade a la adoptada el pasado martes y sustanciada en el pleno del miércoles, cuando la presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCat), contó verbalmente el voto de Puig, aunque no se registró electrónicamente.

Este mecanismo y la exclusión de su voto de la pantalla se realizó también, según la versión de los secesionistas, con la intención de que ningún funcionario fuera responsable de comunicar la delegación de voto de Puig.

Posibles delitos de usurpación de funciones y desobediencia

El acta de la sesión del pleno --que deben firmar Borràs y un secretario de la Mesa-- contiene el sentido del voto de cada grupo parlamentario, según el artículo 82 del Reglamento del Parlament, que no especifica el caso de las delegaciones de voto.

El diario de sesiones, por su parte, reproduce la literalidad de los acuerdos adoptados y de las intervenciones durante las sesiones públicas, por lo que recogerá la contabilización de votos que verbalizó Borràs --que incluye el de Puig--, y no la electrónica, en la que no figura.

Otras fuentes de la Mesa sostienen que los letrados del Parlament les han avisado de que el hecho de contabilizar el voto de Puig al margen de los mecanismos habituales del Parlament podría conllevar un delito de usurpación de funciones y desobediencia, que puede acarrear pena de prisión.