Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los periodistas han seguido la comparecencia de Jaume Matas a través de un monitor en las dependencias de la escuela de funcionariois donde se celebra el juicio del 'caso Nóos'.

Matas asume su culpa, pero reparte a diestro y siniestro

El ex presidente balear se compromete a reponer el daño económico que su actitud haya provocado en las arcas públicas de Baleares

Redacción
4 min

"Nos interesaba estar bien con Iñaki Urdangarin y especialmente con la Familia Real". Así se ha expresado este jueves el ex presidente del Govern Jaume Matas a preguntas del fiscal anticorrupción Pedro Horrach, ante quien ha reconocido haber dado la instrucción de contratar al marido de la Infanta Cristina para poner en marcha diversos proyectos deportivos en las islas, "decisión inicial que admito que ha desembocado en estas actuaciones judiciales".

"Asumo mi culpa e intentaré restituir el daño producido", ha recalcado tajante el también ex ministro en su declaración en el juicio del caso Nóos que se celebra en Palma.

Adjudicación directa

Matas reconoce que dio la autorización de contratar al Instituto Nóos opara que organizara el primer Illes Balears Forum y también que ordenó que la contratación fuera un convenio de colaboración, lo que permitía adjudicar de forma directa los trabajos. Lo hizo porque suponía "contratar a una persona que es la clave del proyecto, que está vinculada a la Familia Real. Se trata de alguien que te dice: 'te voy a traer a quien tú quieras' y, además, está muy  bien relacionado con el mundo del deporte".

"Eso es lo que había que contratar", ha remarcado Matas, quien ha asegurado que a partir de que tomase la decisión de contar con los servicios de Urdangarin "nunca nadie me dijo que hubiera el más mínimo problema y que esa fórmula no era la correcta". Sí ha lamentado "no haber garantizado que el dinero de los ciudadanos de Baleares se destinara a lo que realmente se estaba haciendo.

El palacete como prenda

Por ello, ha insistido en su voluntad de reintegrar la totalidad del dinero defraudado al Govern y, preguntado acerca de cómo prevé hacerlo, ha señalado que podría hacer frente al pago con la venta del palacete que posee en el casco antiguo de Palma, y cuya mitad indivisa ya aportó a la causa el pasado mes de enero.

Desde su punto de vista, el proyecto no tenía sentido “sin Urdangarin”, puesto que era "único". "Llevábamos muchos años invirtiendo mucho dinero para vincular los intereses de la Familia Real con Baleares y Urdangarin nos interesaba para promocionar las islas. Además era duque de Palma".

El papel de 'Pepote'

Preguntado sobre el papel de José Luis Pepote Ballester, director general de Deportes de su Govern, Matas ha explicado que era quien firmaba y quien pagaba, y además "nunca me pedía permiso para hacer algo que él podía hacer", rebatiendo de este modo las acusaciones que contra el expresidente virtió en su declaración ante el tribunal.

En su opinión, Pepote "estaba loco por quedar bien con la Familia Real, con su amigo [en alusión a Urdangarin] y, naturalmente, conmigo". "La incongruencia radica en cuando dice que no es él el que propuso contratarle", ha abundado.

Pepote "era muy celoso" de su relación con Urdangarin, "era el hombre de la Casa Real en baleares y sabía perfectamente que ese era uno de sus activos. Tenía una relacion coral con la Casa Real, por eso cualquier proyecto con Urdangarin lo encargaba". “Nunca ha dejado que Urdangarin tuviera contacto directo conmigo". "La mentira tiene patas cortas", ha espetado. Abundando al respecto, ha señalado que Pepote tenía "la exclusividad" en su relación con el exduque.