Menú Buscar
Los cuatro acusados del juicio a la cúpula de los Mossos: Cèsar Puig, Pere Soler, Teresa Laplana y Josep Lluís Trapero / EFE

El exdirector de los Mossos se desentiende de la inacción de los agentes el 1-O

Pere Soler niega haber dado instrucciones para garantizar el referéndum ilegal y señala que el plan del exconsejero era mantener a la policía "al margen de la actividad política"

4 min

La cúpula de los Mossos d'Esquadra hace piña para defenderse en el juicio que tiene lugar en la Audiencia Nacional. El exdirector de la policía catala, Pere Soler, ha declarado ante el tribunal que "en ningún momento" ni él ni Joaquim Forn --entonces consejero de Interior-- dieron instrucciones para que los agentes salvaguardaran la celebración del referéndum ilegal del 1-O

Durante las semanas previas a la votación sobre la independencia de Cataluña, el conseller Forn aseguró de forma pública que aquellos que quisieran participar en el referéndum podrían hacerlo con "normalidad y seguridad". Sin embargo, el exdirector de los Mossos defiende que "durante todo el tiempo que estoy en el cargo, en ningún momento Forn me pide que haga que los Mossos estén por la defensa del referéndum. Y yo no doy ninguna instrucción a los comisarios del cuerpo". 

11 años de cárcel

Soler ha sido el primero en declarar en la que es la cuarta sesión del juicio a la cúpula de los Mossos por la actuación del cuerpo en el 1-O. La Fiscalía, representada en este caso judicial por Miguel Ángel Carballo, pide para él 11 años de cárcel por un delito de rebelión, lo mismo que para el mayor Josep Lluís Trapero y para el exsecretario general de Interior Cèsar Puig.

El ministerio público considera que los tres, mientras estuvieron al frente de la policía de Cataluña, cooperaron de forma "decisiva, consciente e intencionada" con los líderes independentistas tanto en los sucesos del 20 y 21 de septiembre de 2017 frente a la Consejería de Economía como durante la jornada de octubre.

Separación entre Mossos y políticos

En su declaración ante los magistrados, Soler ha declarado que el exconseller Forn quiso mantener a los Mossos "al margen de la actividad política" del Govern. Según el exdirector de la policía catalana, así lo defendió en una reunión del Consejo de la Policía, que reúne a mandos de Mossos y representantes sindicales. 

También ha protegido al propio cuerpo de seguridad al asegurar que entre los agentes "había preocupación" por la celebración del referéndum y que los mandos comunicaron a sus superiores --con capacidad de suspender la votación-- posibles escenarios de lo que podía ocurrir.

Soler, a favor del referéndum

El exdirector de Mossos ha señalado que el cuerpo "no estaba con el proyecto independentista", una afirmación que le excluye ya que los meses previos al referéndum de 2017 su cuenta de Twitter rebosaba de comentarios con contenido secesionista. El fiscal ha dedicado los primeros minutos del interrogatorio a comentar alguno de estos tuits, que fueron realizados tanto antes de que fuera nombrado director de los Mossos --a mediados de julio de 2017, en sustitución de Albert Batlle-- como después de tomar posesión. 

Ello le llevó a recibir críticas incluso desde dentro del cuerpo de la policía catalana. Trapero fue uno de ellos, que le aconsejó que "mejor no hiciera tuits", como ha declarado Soler. "No convenían a la imagen y solvencia del cuerpo, porque se malinterpretan", ha especificado.