Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Los presidentes de Òmnium Cultural y la ANC, Jordi Cuixart y Elisenda Paluzie, durante la manifestación independentista de la Diada / YOUTUBE

El independentismo, incapaz de esconder su desmovilización con la marcha más exigua en una década

Apenas 108.000 personas secundan la marcha de la ANC y Òmnium Cultural de la Diada, con un secesionismo profundamente dividido

8 min

Como cada 11 de septiembre, el independentismo catalán ha vuelto a tomar las calles de Barcelona. Sin embargo, no ha podido disimular la desmovilización y la división en la que se encuentra inmerso. La manifestación organizada por la ANC y Òmnium Cultural con motivo de la Diada no ha logrado aproximarse ni de lejos a las cifras de participación de otros años, sobre todo en los momentos cumbres del procés --entre 2012 y 2017.

la desunión quedó patente en los gritos de “botifler” (“traidor”) que miembros del sector más radical del secesionismo le dedicaron al líder de ERC, Oriol Junqueras, la pasada madrugada en el Fossar de les Moreres, quienes le reprochan su apuesta por la mesa de diálogo con el Gobierno.

108.000 participantes

En esta ocasión, la marcha central de la Diada, se ha planteado con un itinerario más corto de lo habitual. Los manifestantes salieron de la plaza de Urquinaona a las 17.14 horas --en conmemoración del año 1714, mitificado por el nacionalismo catalán-- y recorrieron toda la Via Laietana hasta el paseo de Isabel II, para luego avanzar hacia la avenida Marqués de l’Argentera donde, a la altura de la Estación de Francia, se situaba el escenario para los discursos finales.

En total, apenas 1.700 metros de recorrido lineal. Lo que no ha impedido a la organización estimar una inverosímil participación de 400.000 personas. Sin embargo, la Guardia Urbana ha rebajado los cálculos de asistencia de este sábado hasta las 108.000 personas.

La Laietana se llena
La Via Laietana, durante la manifestación independentista de la Diada / YOUTUBE

Los políticos, en segundo plano

Con el lema Luchemos y ganemos la independencia, la concentración ha estado encabezada por los líderes de las principales asociaciones nacionalistas, relegando a los políticos en activo a un segundo plano. Junto a los presidentes de la ANC y Òmnium Cultural --Elisenda Paluzie y Jordi Cuixart, respectivamente--, la pancarta principal la completaban Mònica Roca (presidenta de la Cámara de Comercio de Barcelona), Xavier Vinyals (Plataforma pro Seleccions Esportives Catalanes), Lluís Llach (Consell per la República), Òscar Escudé (Plataforma per la Llengua), Sergi Perelló (Intersindical), Jordi Gaseni (AMI), Ferran Piqué (FNEC), Iolanda Segura (USTEC) y Ülo Laanoja (organizador de la Vía Báltica), entre otros.

Pero a la cita no han faltado los principales dirigentes políticos, como el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la mayoría de los miembros del ejecutivo autonómico. Entre ellos, el consejero de Salud, Josep Maria Argimon, quien el pasado martes facilitó la celebración de esta manifestación al levantar buena parte de las restricciones a la movilidad y a las reuniones. También han asistido el líder de JxCat, Jordi Sànchez, y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, entre otros.

“Puta España”

Los participantes, ataviados mayoritariamente con esteladas --y con mascarillas-- han coreado gritos de “independencia”, “1 de octubre, ni olvido ni perdón”, “viva Cataluña libre”, “puta España” y “basta de traidores”, estos últimos, dirigidos a ERC. También mostraban innumerables pancartas a favor de la secesión.

Pese a que no se han registrado incidentes remarcables, al pasar delante de la Jefatura de la Policía Nacional de la Via Laietana, totalmente blindada con vallas y con policías nacionales y mossos d’esquadra, se han vivido momentos de tensión cuando algunos manifestantes han lanzado objetos contra los agentes y han proferido gritos de “fuera la bandera española” y “fuera las fuerzas de ocupación”. Más adelante, ha vuelto a crecer el tono y los gritos de “independencia” contra la sede de Foment del Treball.

Cuixartanc
Jordi Cuixart, durante su intervención en la manifestación de la Diada / YOUTUBE

“Lo volveremos a hacer” y “¡que se jodan!”

En los discursos finales, la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, se ha felicitado porque se ha “vuelto a desbordar Barcelona cuando nadie lo creía posible”. Ha recordado a los “exiliados” y se ha comprometido a “luchar cada día hasta conseguir la independencia”. “Tenemos el derecho a la autodeterminación porque somos un pueblo, porque somos una nación histórica [...] y porque tenemos mayoría en el Parlament”, ha añadido. Paluzie ha acusado al Estado de “encarcelar manifestantes” y de “expoliar” a Cataluña, y ha cargado contra “las fuerzas de ocupación”, contra Salvador Illa y contra Foment, pero ha considerado que todo eso “legitima más” al independentismo. “El derecho de autodeterminación no se pide ni se mendiga al Estado opresor, se ejerce”, ha subrayado. Y ha instado a los independentistas a tener en cuenta “dónde se consume y por qué” y a “desgastar al Estado español en Cataluña”. También ha criticado la mesa de diálogo entre la Generalitat y el Gobierno, ha pedido la unidad de los partidos secesionistas, y ha exigido al Govern “aplicar el mandato surgido de las urnas: la independencia”. “¡Presidente, haga la independencia! Lo volveremos a hacer, pero esta vez lo haremos mejor”, ha sentenciado.

Por su parte, el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha apelado a la “dignidad” y ha llamado a la gente a “luchar en la calle” contra el Estado español. Ha asegurado que Cataluña “somos y seremos un solo pueblo” y que “el proyecto español para Cataluña es represión”, y ha animado a “presionar a los partidos de aquí para que estén a la altura del momento y preparen una estrategia compartida” hacia la independencia. Además, ha insistido en que “lo volvermos a hacer porque lo podemos hacer”. Finalmente, el presidente de la AMI, Jordi Gaseni, ha señalado que esta manifestación demuestra que “el pueblo catalán sigue en pie” contra un “Estado vengativo”. “¡Que se jodan!”, ha sentenciado.