Menú Buscar
Pancarta de Plataforma per la Llengua exigiendo el catalán como única lengua oficial de Cataluña / CG

Los gurús de la inmersión exigen a Sánchez el uso de catalán ante el coronavirus

La hipersubvencionada Plataforma per la Llengua, conocida por espiar a los niños en el patio del colegio, reprocha al Gobierno que no dé información en lengua catalana

2 min

La Plataforma per la Llengua ha criticado que el Gobierno no dé información en catalán sobre el Covid-19, lo que a juicio de la entidad supone incumplir las recomendaciones del Consejo de Europa y de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) sobre el uso de lenguas minoritarias durante la crisis del coronavirus.

En un comunicado, ha afirmado que "el Gobierno de Pedro Sánchez emite todas sus comunicaciones (web, redes sociales o conferencias de prensa) exclusivamente en lengua castellana", contraviniendo --según la plataforma-- la petición de la organización encargada del seguimiento de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias de que estos mensajes se hagan llegar también en los idiomas no oficiales para asegurar el bienestar de la población.

Subvenciones para erradicar el castellano en Cataluña

"La Plataforma per la Llengua hará llegar a las instituciones europeas un informe sobre todas estas situaciones discriminatorias que estos días practica el Gobierno de España", entre las que cuenta el hecho de que los programas educativos emitidos por los medios de comunicación públicos durante el confinamiento sean solo en castellano.

Conocida como "la ONG del catalán", receptora de generosas subvenciones de la Generalitat y de numerosos ayuntamientos como el de Barcelona, esta entidad se ha marcado como objetivo que la lengua catalana sea el único idioma oficial de Cataluña. Es autora de un informe sobre los hábitos lingüísticos de los alumnos en el patio, lo que generó una enorme polémica. La Consejería de Educación se desmarcó de ese espionaje en el recreo.

El mes pasado, Plataforma per la Llengua aprovechó el encuentro los Gobiernos de España y de la Generalitat para exigir que el catalán fuera "una de las prioridades de la mesa de negociación Estado-Generalitat".