Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El consejero de Economía de la Generalitat de Cataluña, Jaume Giró / EFE

Giró pone en duda los plazos del Gobierno para construir el Midcat: "No es realista ni responsable"

El consejero de Economía considera "extremadamente complejo" poner en funcionamiento el gasoducto en ocho meses

3 min

El consejero de Economía y Hacienda, Jaume Giró, ha asegurado que "no es realista ni responsable" acotar a entre ocho y nueve meses el plazo de construcción del gasoducto Midcat a su paso entre los Pirineos y España.

Lo ha afirmado en declaraciones a TV3 después de que la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, diera a conocer estos plazos en una entrevista televisiva. Este mismo sábado el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha insistido en que es posible cumplir este calendario horizonte temporal.

Giró pide "realismo"

Sin embargo, Giró ha pedido hacer una "aproximación realista" de los plazos del proyecto, que considera que conforma una solución parcial como alternativa al suministro de gas ruso a medio plazo

En sus palabras, resulta "extremadamente complejo" y está pendiente de las aprobaciones de distintas instituciones francesas y europeas la finalización de la infraestructura que ahora mismo llega solo hasta Hostalric (Girona).

Oposición de Francia

Aunque ha remarcado que el Govern está a favor de la construcción del Midcat, Giró ha insistido en que "no será ni fácil ni rápido" y que la capacidad de transporte del gas será limitada respecto al consumo total en Europa.

Además, ha concretado que la capacidad de transporte será de 8.000 millones de metros cúbicos al año, cuando la demanda europea asciende a 489.000. Por último, ha argumentado que para Francia "no es una prioridad", puesto que el país produce el 70% de su electricidad mediante la energía nuclear.

Proyecto inconcluso

El proyecto Midcat lleva años paralizado por sus elevados costes y el bajo precio del suministro de gas desde Rusia. Aún quedan 226 kilómetros de tuberías por construir de su recorrido completo hasta alcanzar la localidad francesa de Barbaira.

En la actualidad, dos gasoductos cruzan desde suelo español al otro lado de los Pirineos y suman una capacidad de apenas 8.000 millones de metros cúbicos anuales.