Menú Buscar
Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores, en una imagen de archivo / EFE

Exteriores contrarresta el discurso antiespañol de Torra ante los consules

Josep Borrell envía documentación sobre Cataluña al cuerpo diplomático acreditado en Madrid y a los corresponsales extranjeros

26.07.2018 19:27 h.
4 min

El Ministerio de Asuntos Exteriores que lidera Josep Borrell ha enviado documentación sobre Cataluña a los cónsules destinados en Barcelona y a los corresponsales extranjeros en España.

Esta medida ha sido tomada después de las declaraciones contra el Gobierno del presidente de la Generalitat, Quim Torra. Así, el ministro ha explicado en su cuenta de Twitter que con el envío masivo de documentación se pretende que sus receptores “conozcan la realidad” del país.

Explicaciones veraces

Borrell ha defendido que el derecho de autodeterminación que esgrimía Torra ante los cónsules en la reunión mantenida con éstos a principios de semana “no es aplicable a Cataluña porque no es una colonia”. “Es fundamental explicar la realidad de España hacia el exterior de forma veraz”, ha tuiteado Borrell.

La información suministrada a los representantes políticos externos residentes en Barcelona y a los corresponsales extranjeros --con los que se reunió el ministro el pasado miércoles-- remiten al estudio sobre la dimensión internacional del procés que fue publicado por el Real Instituto Elcano y documentaciones relacionadas con el curso Anatomía del procés que se celebró en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con los expertos Manuel Arias Maldonado, Joaquim Coll e Ignacio Molina.

Aplauso al Gobierno de Rajoy

Borrell reconoció ante la prensa extranjera que el Ejecutivo de Mariano Rajoy hizo un buen trabajo con los gobiernos de otros países ya que la independencia de Cataluña no fue reconocida internacionalmente. Sin embargo, la idea del ministro de Exteriores pasa por activar una nueva ofensiva de comunicación mediante los medios, las universidades y sociedad civil.

Borrell sigue defendiendo de forma pública que el derecho de autodeterminación “no cabe” en la Constitución española y, con respecto a la emisión de euroórdenes, admite que es un instrumento útil, pero a mejorar. Como ha demostrado el caso del expresident Carles Puigdemont. Igualmente, no se posiciona en contra del espacio Schengen, que facilita la movilidad de personas entre los países de la Unión Europea.

Los cónsules en Barcelona

La situación de los cónsules en Barcelona ya fue un quebradero de cabeza para el Gobierno anterior en el marco del procés. El movimiento independentista ha querido utilizarlos como un cierto cuerpo diplomático exterior de la Generalitat. Aunque en realidad los consulados dependen de las embajadas que, a su vez, solo pueden acreditarse ante el Gobierno central.

Barcelona cuenta con 112 consulados, de los que 42 están ocupados por cónsules de carrera y el resto son cónsules honorarios, es decir, no diplomáticos y con menos funciones. Este era el caso, por ejemplo, del cónsul finlandés Albert Ginjaume, cesado por su embajada a petición del Gobierno español tras la felicitación pública por el “éxito” del independentismo después de 1 de octubre.