Menú Buscar
Rull, Turull, Sànchez y Forn, en huelga de hambre, junto a Romeva, Cuixart y Junqueras, en el patio de la cárcel de Lledoners / EE

Expresidentes de la Generalitat y del Parlament piden a los presos que abandonen la huelga de hambre

Pujol, Maragall, Montilla, Mas, Puigdemont, Rigol, Benach, Gispert, Forcadell y Ribó muestran su preocupación por la vida y la salud de Sànchez, Turull, Rull y Forn

3 min

Los expresidentes de la Generalitat --Jordi Pujol, Pasqual Maragall, José Montilla, Artur MasCarles Puigdemont--, los expresidentes del Parlament --Joan Rigol, Ernest Benach, Núria de Gispert y Carme Forcadell-- y el Síndic de Greuges --Rafael Ribó-- han pedido a los cuatro dirigentes independentistas presos en huelga de hambre --Jordi Sànchez, Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn-- que abandonen su protesta.

En un comunicado impulsado por Ribó, los exdirigentes políticos instan a los activistas encarcelados en Lledoners (Barcelona) a dejar el ayuno para "salvaguardar su derecho a la vida y a la salud" y para "garantizar su participación con plenas facultades en la inminente fase de defensa procesal" del juicio por el intento de secesión unilateral de otoño de 2017.

"Ha dado visibilidad"

"Les pedimos que consideren poner fin a la huelga de hambre que mantienen desde hace casi tres semanas", señala el texto difundido en la página web del Síndic. "​Entendemos que la huelga de hambre ha dado visibilidad a su situación procesal y ha despertado conciencias a nivel nacional e internacional, a la vez que el Tribunal Constitucional ya ha calendarizado el trámite para la resolución de los recursos de amparo interpuestos en los últimos meses, y ya ha resueltos algunos de ellos", añade.

Y concluye subrayando que "en estos momentos, es necesario salvaguardar su derecho a la vida y a la salud y garantizar su participación con plenas facultades en la inminente fase de defensa procesal y, más adelante, en el futuro político del país".

La salud de Turull

Sànchez y Turull fueron los primeros en iniciar la huelga de hambre, el pasado 1 de diciembre. Días después se unieron a ellos Rull y Forn. El viernes pasado, tras dos semanas de ayuno, Turull fue trasladado a la enfermería de la cárcel por un empeoramiento de su estado de salud, aunque sigue estable.

Todos los presos en huelga de hambre son objeto de seguimiento médico diario para controlar diversos indicadores de salud. Todos ellos beben entre un litro y medio y tres de agua al día con complementos por consejo de los médicos.