Menú Buscar
El exmiembro de la Mesa del Parlament, Lluís Guinó, a su llegada al Tribunal Supremo para comparecer ante el juez Llarena / EFE

Los exmiembros de la Mesa se aferran a la inmunidad parlamentaria ante Llarena

Corominas, Guinó, Simó, Barrufet y Nuet comparecen este lunes en el Tribunal Supremo para conocer su procesamiento

4 min

Lluís Maria Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó y Joan Josep Nuet comparecen este lunes ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que instruye la causa sobre el procés. El magistrado los había citado para comunicarles su procesamiento. La quinta integrante, Ramona Barrufet, lo ha hecho a través de videoconferencia por motivos personales.

A su salida, Lluís Guinó (PDeCAT) ha explicado su declaración: “Hemos reiterado ante el juez nuestra declaración de noviembre, en el sentido de que la Mesa ejecutaba actos de trámite parlamentario y siempre desde el convencimiento de que nos protegía la inmunidad parlamentaria”. Otros de los comparecientes, que no han hecho declaraciones ante los medios, se han mostrado de acuerdo.

Los cinco están acusados de un delito de desobediencia por incumplir de forma “tenaz y perseverante” los requerimientos del Tribunal Constitucional de impedir la aprobación de las leyes del procés de principios de septiembre. Todo ello desembocó en la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) del 27 de octubre, tras el referéndum del 1-O.

Medidas cautelares

Los exmiembros de la Mesa del Parlament han solicitado a Llarena el fin de las medidas cautelares: las comparecencias periódicas ante un tribunal y la devolución del pasaporte. Cada uno ha declarado durante 10 minutos y han respondido solamente a las preguntas de sus defensas. Nuet (CatComú-Podem) ha sido el único que también ha contestado al fiscal.

El diputado de los comuns ha reconocido que pudieron “cometer errores pero ninguno merece una persecución criminal”. A su llegada al Tribunal Supremo ha dicho que “no nos sentimos delincuentes, nos sentimos representantes del Parlamento, al que llevamos un debate político en un momento complejo”.

“Ninguna autoridad”

El actual vicepresidente primero del Parlament, Josep Costa (Junts per Catalunya), ha dicho este lunes que el Tribunal Supremo “no tiene ninguna autoridad” para imponer obligaciones a la Cámara catalana. Considera que hacerlo, es un “atentado contra la inviolabilidad”, siguiendo el argumento usado ante el juez por los investigados.

Por su parte, el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha mandado un mensaje de apoyo a los cinco exmiembros de la Mesa a través de Twitter: “Gracias por haber defendido en todo momento el debate parlamentario, los derechos del conjunto de diputados y la dignidad de la Cámara”.