Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Alumnos del colegio La Farga de Sant Cugat del Vallès, perteneciente al Opus Dei y que pierde las subvenciones del Govern / CG

Escuelas del Opus que segregan por sexo recurren la supresión de subvenciones

Los centros han presentado un recurso contencioso contra la decisión Consejería de Educación de no renovar los conciertos, que tenían un coste anual de 30 millones de euros

2 min

Diez escuelas vinculados al Opus que segregan a sus alumnos por sexo han presentado un recurso ante la Sección Quinta de la Sala de lo Contenciso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) contra la decisión de la Consejería de Educación de no renovar los conciertos educativos con esos centros para los próximos seis años. No obstante, el Govern dictaminó una prórroga de un año para no perjudicar a las familias que ya habían matriculado a sus hijos en esos centros. El coste de subvencionar estos colegios ascendía cada año a unos 30 millones de euros.

No agreditaron razones pedagógicas

El pasado 3 de marzo, la Generalitat requirió en los centros Canigó, Bell-lloc del Pla, Les Alzines, Pineda, Xaloc, Institució Lleida, Esc. Fam. Agr. Campjoliu, Institució Tarragona, La Vall, La Farga y Viaró para que en el plazo de diez días alegaran las razones pedagógicas en que fundamentan la elección del modelo de educación diferenciada por sexos.

La declaración del estado de alarma suspendió los plazos e interrumpió los términos administrativos antes de la finalización del plazo de los diez días para aportar la documentación solicitada. “Dado que no se ha podido acreditar el cumplimiento de las razones educativas de la elección de un modelo de escolarización diferenciada por sexos, ni la adopción de medidas académicas necesarias para garantizar que esta organización diferenciada no constituya un impedimento a la igualdad, tal como se establece al párrafo tercero del artículo 84.3 de la Ley orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de educación, no se puede aprobar la renovación del concierto”, resolvió la Consejería en la resolución que ahora impugnan esos centros ante el TSJC.