Menú Buscar
Los asistentes al Congreso Nacional de ERC vota su hoja de ruta hacia la independencia / ERC

ERC aprueba su hoja de ruta hacia la independencia: negociar un referéndum

La ponencia política de los republicanos recibe un aval del 93% de los militantes y no descarta ninguna vía "democrática y pacífica" para lograr la secesión, incluida la unilateral

7 min

Las bases de ERC han aprobado este sábado con el 93,46% de los votos en el congreso nacional del partido su hoja de ruta para lograr la independencia de Cataluña. La ponencia política prioriza el diálogo y la negociación con el Estado para celebrar un referéndum de autodeterminación, aunque no renuncia a ninguna vía "democrática y pacífica".

El texto, que fija la estrategia de los republicanos para los próximos años, ha sido avalado con 558 votos a favor, 20 en contra y 19 en blanco de los militantes que han participado en el pleno del 28º Congreso Nacional de ERC, que se ha celebrado en el Auditori del Fòrum de Barcelona.

Tres vías para el referéndum

Con la aprobación de este documento estratégico --que no ha sufrido cambios significativos respecto al presentado por la dirección--, ERC consolida su apuesta estratégica por el diálogo y la negociación con el Estado y por ampliar los adeptos al independentismo para lograr un referéndum de autodeterminación.

La ponencia política plantea tres fórmulas para lograr el referéndum: la primera es la vía pactada y negociada con el Estado, ya que, pese a que reconoce que ahora mismo "es imposible" por las reiteradas negativas a acordar una consulta, considera que el independentismo nunca debe abandonar la bandera del diálogo; la segunda vía es "forzar" al Estado a convocar un referéndum, es decir, combinar la movilización constante con acciones de desobediencia civil no violenta, la acción de las instituciones catalanas, la generación de grandes consensos y el avance reiterado del independentismo en las urnas, junto con complicidades internacionales, para obligar al Estado a pactar un referéndum; y la tercera opción, aunque no es la prioridad de ERC, es hacer un referéndum sin el permiso del Estado, pero en ningún momento aparece la palabra "unilateral" en el texto.

La investidura, a tiro

El congreso se ha desarrollado en una clima marcado por las negociaciones con el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez y por la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE que le reconoce la inmunidad del presidente de ERC, Oriol Junqueras --condenado a trece años de cárcel por sedición-- desde su proclamación como eurodiputado.

De hecho, fuentes del partido han abierto la puerta a que esa investidura se produzca entre el 27 de septiembre y el 4 de enero si se llega a un acuerdo con el PSOE que pasaría, inexorablemente, por abrir una mesa de diálogo, por poner fin a "la represión" y por "un gesto concreto" de la Abogacía del Estado respecto a la situación de Junqueras.

El PSOE pide acelerar el acuerdo

El PSOE, por su parte, se muestra impaciente por llegar a un acuerdo. Este mismo sábado, la secretaria de Igualdad del PSOE y vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha destacado la necesidad de iniciar cuanto antes una nueva legislatura para "encontrar una salida para Cataluña".

Calvo ha subrayado que en el PSOE conocen "perfectamente cuáles son los postulados del independentismo y ellos conocen cuáles son los postulados del socialismo". Pero ha insistido en que "lo importante es que tenemos que ir lo más ágilmente posible" en pro de "una investidura", y que ésta sea "pronto", para así poder abrir una "nueva etapa", con el objetivo de "devolver la política a la política y afrontar la situación de Cataluña" con "principios democráticos".

ERC eleva el tono de su discurso

Pero los discursos durante el congreso de ERC han tenido un tono muy duro. Junqueras, en un mensaje de audio grabado en la prisión de Lledoners, ha asegurado que la independencia es "irreversible" y que la celebración de un nuevo referéndum secesionista es "inevitable". La secretaria general del partido, Marta Rovira, en una videoconferencia desde Ginebra (Suiza) --donde permanece huida de la justicia--, ha puesto condiciones al diálogo: "No es posible el camino de la resolución política de este conflicto que tenemos encima de la mesa sin parar la represión, sin una amnistía para tanta injusticia".

Y el coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, ha exigido al PSOE "hacer política y acabar con la represión" para continuar dialogando sobre la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. Aragonès ha anunciado, además, que ERC será el "rompehielos" que llevará a la "república catalana", aunque también ha avisado que habrá que tomar "decisiones difíciles".

El PP, resignado a la oposición

El PP, por su parte, se muestra convencido de que habrá un pacto entre el PSOE y ERC y aparece resignado a hacer de oposición. En ese sentido, ha anunciado una "ofensiva legal y parlamentaria" para defender el interés general de España.

Entre esas primeras iniciativas se enmarcarían actuaciones legales contra Lledoners por permitir a Junqueras dar "mítines políticos", solicitar la comparecencia de Calvo en el Congreso para dar explicaciones sobre la posición del Gobierno ante la situación de Junqueras, y presentar mociones en los parlamentos autonómicos, ayuntamientos y diputaciones para posicionarse sobre las negociaciones entre el PSOE y ERC.