Menú Buscar
El presidente Carles Puigdemont (i), con el secretario general de Diplocat, Albert Royo (d) y Ambler Moss, en Atlanta, donde se reunió con Jimmy Carter en abril pasado / CG

La 'embajada' catalana en Estados Unidos se gasta 9.200 dólares en ocio

La delegación del Govern consta como 'lobby' en un informe de la Foreign Agents report Act, según ha desvelado hoy el PP en una interpelación parlamentaria

3 min

El diputado del grupo parlamentario popular Juan Milián ha denunciado hoy, 13 de julio, en el Parlamento catalán que la delegación de la Generalitat en Estados Unidos se ha gastado en los primeros seis meses de este año más de 9.200 dólares en concepto de ocio (Entertainment expenses), según un informe de la Foreign Agents report Act (Gobierno de Estados Unidos), que puede leerse en este enlace, en el que la delegación consta como un lobby.

Milián ha destapado estos gastos durante su interpelación al consejero de Asuntos y Relaciones Institucionales y Exteriores y Transparencia, Raül Romeva. El popular ha criticado que "la delegación de la Generalitat en Estados Unidos está derrochando miles de euros de recursos públicos haciendo de lobby sólo para conseguir fotografías que pongan a Puigdemont al nivel de Geert Wilders o Marine Le Pen".

Los resultados

Milián ha hecho un repaso del "grado de incumplimiento de sus promesas de acción exterior" y ha reprochado al Gobierno que "el problema ya no es el dinero que se gastan. Son los resultados que obtienen". "Nunca ningún presidente de la Generalitat, ni ningún dirigente de la acción exterior habían tenido tan pocas reuniones relevantes a nivel internacional. Hoy los únicos políticos que se quieren hacer la foto con representantes de la Generalitat son radicales ultraderechistas contrarios a los principios y valores de la Comisión Europea ", ha asegurado.

El diputado popular también ha recriminado al consejero que "mientras han recortado partidas sociales sensibles, han multiplicado otras como la del Diplocat, las delegaciones o los viajes del presidente" y aún así, "no han conseguido ningún reconocimiento internacional a la independencia. Su acción exterior no hace creíble una hipotética independencia, pero sí hace creíble una crisis institucional y un conflicto social en Cataluña", un hecho que, según Milián, podría poner en peligro la instalación en Barcelona de la sede Agencia Europea del Medicamento.

Destacadas en Política