Menú Buscar
El conseller de Interior, Joaquim Forn (i), junto al mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero (d), en su comparecencia ante los medios / EFE

El mayor Trapero ridiculiza al consejero de Interior de la Generalitat, el radical Joaquim Forn

El jefe de los Mossos se desmarca de su superior político: ni desobedecerá a la justicia ni se siente “intervenido” por el Gobierno central

24.09.2017 00:00 h.
6 min

El consejero de Interior, Joaquin Forn, compareció ayer ante la prensa para proclamar políticamente la desobediencia de la Generalitat a la orden 4/2017 de la Fiscalía (la que establece un gabinete de coordinación conjunto policial para impedir el 1-O), sin tener a su lado (ni de su lado) al responsable de los Mossos d'Esquadra, José Luis Trapero.

La presencia de Forn, uno de los halcones históricos del independentismo catalán desde las filas de la antigua CDC y de sus juventudes políticas, sin el jefe de la policía autonómica flanqueándole (contrariamente a lo que ocurría en las comparecencias informativas tras el atentado yihadista) parecía una foto incompleta. En realidad, la ausencia de Trapero era ya parte de la noticia que se iba a conocer minutos más tarde: el mayor de la policía catalana comunicaba a sus 17.000 agentes que ni se ha producido intervención del Gobierno central en los Mossos, ni va a desobedecer “jamás” una orden que le llegue procedente de un tribunal o fiscal en su condición de policía judicial.

Trapero, antipatriota

Exactamente, Trapero dice lo contrario que acababa de hacer público su jefe político, que compareció acompañado del director general de la policía autonómica, Pere Soler, al que no se vio en aquellas constantes comparecencias informativas tras el atentado de Las Ramblas.

De forma definitiva y explícita, Trapero ha disipado dudas y se ha posicionado públicamente. “Los que a las 14 horas de ayer intuían que el mayor podía ser imputado o incluso detenido por desobediencia, cuatro horas después están diciendo que el Govern de Puigdemont lo va a destituir en cualquier momento por antipatriota”, relata a este medio un alto mando de la policía autonómica que dice representar, con sus palabras, el sentir del grueso de los comisarios e intendentes del cuerpo.

El consejero, en evidencia

Esa fuente sugiere que Trapero no quiso acompañar a Forn en la rueda de prensa del sábado. Por lo tanto, y según esa teoría, el consejero sabía cuando compareció ante los medios informativos que le resultó imposible gobernar o atar en corto al jefe de su policía, cometido éste para el que, según algunos observadores políticos, Puigdemont puso a Forn en el cargo. Y aún así, el conseller salió a la palestra con el discurso de la opresión y de la desobediencia en la boca y por bandera.

“Trapero no recela de jueces y fiscales, y aunque lo haga, no se le notara, porque sabe cuál es su papel y cuáles son las leyes en las que se ha de mover y no se deben traspasar”, afirma este mando policial estrecho colaborador del mayor.

Acatamiento sin dudas

La nota informativa remitida por Trapero a todas sus unidades lo deja bien claro: “Acatamiento escrupuloso de las órdenes que emanen de jueces y fiscales, como históricamente lo viene haciendo el cuerpo de Mossos d'Esquadra y, evidentemente, lo seguirá haciendo”.

Ahí no está el problema. Según las fuentes consultadas, la cuestión radica en el sometimiento de los Mossos (aunque sea temporal y parcial) a las órdenes de un coronel de la Guardia Civil en un ámbito competencial legalmente circunscrito, en Cataluña, a los Mossos d'Esquadra. “¿De verdad alguien que conozca al fiscal jefe de Cataluña, José María Romero de Tejada, se va a creer que él iba a dirigir desde su posición de fiscal en jefe ese gabinete de coordinación liderado por el coronel Diego Pérez de los Cobos?", se pregunta el mando de los agentes autonómicos. “Creo --añade-- que más bien sucederá al revés, y eso es lo que ha provocado la queja del Mayor".

Instrucciones por escrito

Un reputado fiscal de la Audiencia Nacional, estrecho colaborado de Trapero en distintas investigaciones contra el crimen organizado, destaca el hecho de que en su nota informativa de ocho puntos Trapero habla de no intervención de los Mossos por parte del Gobierno central. “Pero no se puede negar que la amenaza de una genuflexión de los Mossos ante el ministerio de Zoido sobrevuela hoy todas las comisarias de la policía autonómica”, afirma el representante del ministerio público.

“Nunca tuve duda alguna del sometimiento total de Trapero a la ley. Lo ha hecho incluso cuando las órdenes recibidas eran de poca calidad. Entonces, es cuando las pide por escrito”, sentencia irónico el fiscal.