Menú Buscar
La ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado / EUROPA PRESS

Dolores Delgado, nueva fiscal general de Estado

La exministra de Justicia socialista ha mostrado en diversas ocasiones el apoyo a los letrados del 'procés'

5 min

La exministra de Justicia, Dolores Delgado, será nombrada nueva fiscal general del Estado a propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez. Sustituirá en el cargo a María José Segarra, que ha desempeñado esta responsabilidad durante un año y medio. El jefe del Ejecutivo anunció el viernes que Juan Carlos Campos se pondrá al frente del ministerio, por lo que se esperaba conocer cuál sería el destino de una de las caras más conocidas de la legislatura pasada. 

Durante sus años como ministra, Delgado ha defendido en varias ocasiones la labor de los fiscales encargados de los diversos juicios contra el procés. Incluso ha venido a Cataluña para arropar a los responsables del Ministerio Público. 

Audiencia Nacional

Antes de unirse al Gobierno, la futura fiscal general del Estado trabajó durante 25 años en la Audiencia Nacional. Delegado fue la fiscal coordinadora contra el yihadismo tras los atentados del 11-M, aunque también trabajó en la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado, el terrorismo de ETA y se implicó en la necesaria digitalización de la justicia, un reto pendiente de culminar. 

En su etapa como ministra también ha trabajado en la recuperación de la memoria histórica y ha reivindicado a figuas del exilio republicano con motivo de su 80 aniversario. Fue en el marco de recuerdo a los republicanos deportados en Mauthausen organizado por la Generalitat en mayo cuando la exministra protagonizó un encontronazo con el Gobierno catalán independentista. Abandonó el homenaje tras el paralelismo de la directora general de Memoria Democrática del Ejecutivo, Gemma Domènech, con la situación de los republicanos en el campo de concentración con los "presos políticos" secesionistas. 

'Procés'

"Cualquier actuación o expresión de exclusión choca frontalmente con los valores que surgieron de este campo de exterminio, con los miles de españoles que perecieron aquí en unas condiciones brutales simplemente por ser luchadores y defensores de la democracia y la libertad", declaró en ese momento Delgado. 

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, habla con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo durante la inauguración de la jornada conmemorativa del XV aniversario de la Ley contra la Violencia de Género en Madrid / EUROPA PRESS
La exministra de Justicia, Dolores Delgado, habla con la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo / EUROPA PRESS

En clave catalana, la exministra recibió críticas muy duras de la derecha por su defensa de los tribunales que han llevado las diversas causas relacionadas con el procés. Se la ha acusado de favorecer que la Abogacía del Estado descartase el delito de rebelión para los líderes secesionistas catalanes, una tesis que suscribió el Tribunal Supremo en su condena a los implicados en organizar el 1-O y realizar la declaración de independencia simbólica. 

Asimismo, se le ha reporchado haber tardado demasiado en defender al magistrado Pablo Llarena cuando Carles Puigdemont lo acusó ante la Justicia europea.

"Fiscal de trinchera"

Su nombramiento como fiscal general del Estado será ratificado en el consejo de ministros extraordinario del 14 de febrero. Una vez se avale, deberá presentarse ante el rey Felipe VI para que sea efectivo. 

Nacida en Madrid en 1962, Delgado se define como "fiscal de trinchera", y cuenta con experiencia en el Tribunal Penal Internacional. Durante su periplo en este organismo, a partir de 2011, llegó a preparar toda la documentación para juzgar al dictador libio Muamar Gadafi por crímenes contra la Humanidad antes de su fallecimiento.

'Caso Villarejo'

La exministra se vio salpicada por la trama del 'caso Villarejo', a los dos meses de ser elegida para el cargo, cuando vieron a luz unas grabaciones suyas con el entonces comisario de la Policia Nacional, ahora en prisión provisional. Los audio filtrados también implican al exjuez Baltasar Garzón en las conversaciones y abordan cuestiones delicadas que incluso han puesto en cuestión su cargo en la legislatura que ha tocado fin.