Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La secretaria del Parlament, Esther Andreu / EUROPA PRESS

Dimite la secretaria del Parlament por la plaza de ujier de su hijo

Esther Andreu, mano derecha de Laura Borràs, renuncia después de que la Mesa de la Cámara pidiera un informe jurídico externo a la Oficina Antifraude

3 min

La secretaria general del Parlament, Esther Andreu, ha anunciado su dimisión a raíz de la polémica desatada después de que no comunicara a la Mesa del Parlament que su hijo había participado en un proceso de selección de personal interno y había ganado una plaza interina de ujier.

Andreu ha anunciado verbalmente su dimisión durante la reunión de la Mesa de este martes, después de que este organismo acordara solicitar un informe jurídico externo a la Oficina Antifraude de Cataluña para que este acreditara la pulcritud del proceso.

Asegura que se inhibió

En un comunicado, Esther Andreu explicó que, en su día, manifestó "verbalmente" a otros funcionarios de la Cámara que se inhibía en el proceso de selección en el que concurría su hijo --que acaba de ganar una plaza interina de ujier-- para evitar un conflicto de intereses. Sin embargo, no consideró "pertinente" trasladar esta decisión a la Mesa para preservar el derecho "al honor, a la intimidad personal y familiar, y a la propia imagen" de su hijo.

La polémica generada por la plaza de ujier obtenida por el hijo de la secretaria general del Parlament se suma al caos existente en el equipo de Laura Borràs (JxCat). Hace poco más de un año que la dirigente independentista fue nombrada presidenta de la Cámara catalana, pero las peleas entre letrados, la gestión de las controvertidas licencias de edad --cargos de la Cámara que cobraban sin trabajar-- o el caso Juvillà han lastrado este mandato y han obligado a reorganizar el funcionamiento de este cuerpo. 

La ley 40/2015 de Régimen Jurídico del Sector Público establece que las autoridades y el personal al servicio de las Administraciones "se abstendrán de intervenir en el procedimiento y lo comunicarán a su superior inmediato" cuando haya "parentesco de consanguinidad dentro del cuarto grado" con alguno de los interesados.

La obligación de comunicar una situación "a los organismos jerárquicamente superiores" queda justificada en el tercer punto del mismo artículo de la norma, que indica que estos podrán ordenar a la persona afectada "que se abstengan de toda intervención en el expediente".