Menú Buscar
Los diputados de la CUP, Anna Gabriel (d), Joan Garriga (2d), Gabriela Serra (2i) y Mireia Boia (i), durante el pleno del Parlament / EFE

La CUP reta a la Guardia Civil a arrancarla de su escaño

Los antisistema solo conciben que la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica no se aprueben esta semana si la Benemérita entra en el Parlament

3 min

La diputada de la CUP en el Parlament Mireia Boya ha asegurado este martes que su grupo solo concibe que la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica no se aprueben esta semana si la Guardia Civil les "arranca del escaño". Lo ha dicho en rueda de prensa de todos los diputados del grupo, al preguntársele cómo reaccionaría la CUP si la presidenta del Parlament fuera suspendida antes del pleno que comienza este miércoles, para el que la CUP defiende aprobar las dos normas.

Sobre si la aprobación de ambas leyes en este pleno es deseo de la CUP o también un acuerdo con JxSí, el diputado Benet Salellas ha respondido que "hay un acuerdo para que pase" y es lo que quieren garantizar. "Los acuerdos políticos son claros. Somos conscientes de que abrimos con el pleno de mañana una semana de ejercicio de plena soberanía y de capacidad legislativa del Parlament", ha añadido.

Anna Gabriel ha celebrado situar en la agenda política el referéndum, y, consciente de que la CUP no gobierna, ha emplazado al Govern a hacer efectivas las garantías que han trabajado los últimos meses para llevar a cabo la consulta del 1-O. Considera necesario que el Govern sea ahora "transparente" en los próximos pasos, explicándolos con todo detalle, es decir, posicionándose en una lógica de desobediencia o de obediencia exclusiva al Parlament, defiende la CUP.

"Hay que convertir la transparencia en motor de la movilización de la gente. Sólo así se sentirá cómplice y participe de un referéndum pensado para el conjunto del país", ha explicado Gabriel. Benet Salellas ha destacado que el derecho de autodeterminación se defiende con la aprobación de la ley del referéndum y que la ley de transitoriedad jurídica defiende "la soberanía de un Parlament y de un país".