Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de dos camiones de Bombers de la Generalitat de Cataluña / Cedida

La juez aflora facturación irregular en Bombers

La magistrada alerta de "facturas dobles y triples" y de documentación falsificada en el mantenimiento de vehículos que hacía Iturri

3 min

La juez que investiga presunta corrupción en los Bombers de la Generalitat de Cataluña ha aflorado pruebas de presunta facturación fraudulenta. La magistrada alerta en un auto de presuntas "facturas dobles y triples" en el cuerpo de emergencias, así como documentación falsa. 

Lo ha avanzado La Vanguardia, que precisa que estas anomalías buscaban, cree la togada, sostener una "mecánica irregular consistente en continuar con la ejecución de un contrato para el mantenimiento de la flota de vehículos de extinción aunque se hubiera agotado el presupuesto para dicho contrato". 

La cúpula, imputada

La investigación sobre supuestas irregularidades en los contratos de mantenimiento de los vehículos de Bomberos han concluido con la citación como investigados de cuatro altos cargos del Departamento catalán de Interior, un responsable de la empresa Iturri, el exdirector de Bombers Manel Pardo y el actual, Joan Delort

Por su parte, el equipo actual que dirige al Consejería catalana de Interior se ha comprometido a aportar toda la documentación que pida el juez, y a revertir la situación que se venía dando hasta ahora en relación al mantenimiento de vehículos. Sostiene el Departamento de Joan Ignasi Elena que ha mejorado el control de la contratación, que ha ampliado el presupuesto un 46%, y que ha rescindido el contrato con Iturri. Esta firma llevaba el mantenimiento desde hacía 20 años. 

Prácticas "mal hechas"

Según el auto del juez, se desprende que los investigados constataron que estas prácticas estaban "mal hechas", aunque tenían lugar "desde hace 12 o 14 años". Lo dijeron en conversaciones telefónicas que fueron intervenidas por la policía. 

La mecánica consistía en acumular deuda de la contrata para que Iturri la retuviera apelando a, precisamente, esos impagos. No obstante, el procedimiento exigía "alterar facturas y albaranes", indicaron los imputados. Ello convence a la juez de que los contratos con esta compañía se pueden considerar "fraudulentos". Todo ello se deberá probar en sede judicial.