Menú Buscar
Trabajadores atienden a usuarios de las oficinas centrales de la Agencia Tributaria de Cataluña, la llamada Hacienda Catalana / GENCAT

Contradicciones entre el director de la Hacienda catalana y Puigdemont

Eduard Vilà niega que el organismo estuviera preparado para cobrar impuestos estatales para una futura independencia, en contra de lo que dijo el expresidente

5 min

El director de la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC), Eduard Vilà, negó ante el titular del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, Juan Antonio Ramírez Sunyer, que el organismo estuviera preparado para cobrar impuestos estatales para una futura independencia, en contra de lo que dijo el expresidente catalán Carles Puigdemont en la presentación de este nuevo modelo de hacienda catalana.

A principios de septiembre de 2017, Puigdemont apuntó que la Agencia Tributaria de Cataluña podía aplicar el resultado del referéndum anunciado para el 1 de octubre porque estaba "a punto para asumir, cuando sea necesario" los impuestos "que aún pasan" por la Hacienda española.

Continuidad con Rajoy

En su declaración, Vilà también expuso que con la aplicación del 155, el Gobierno de Mariano Rajoy siguió desplegando el nuevo sistema informático que permitirá cobrar impuestos masivos en Cataluña, el llamado e-Spriu, ya que el actual, el Gaudí, estaba "obsoleto". Incluso señaló que se había abierto una nueva oficina de la ATC (Agencia Tributaria Catalana) en noviembre en La Bisbal del Empordà (Girona). Esta continuidad del desarrollo del e-Spriú bajo el control del 155 fue puesta como ejemplo de la legalidad en que se desarrollaba el nuevo proyecto.

El alto cargo enmarcó todo el desarrollo informático e-Spriu y la expansión de la Agencia Tributaria Catalana (ATC) –con 32 oficinas: 28 nuevas y las 4 ya existentes– y 277 empleados más, en el desarrollo de las competencias transferidas a la Generalitat en materia de recaudación de impuestos. Asimismo, afirmó que la finalidad del 'Proyecto Gestoría' --por el que recaudaban los impuestos de ayuntamientos, diputaciones y organismos de la Generalitat-- era pagar a la Agencia Tributaria estatal, tal y como se hizo, sin que conste ninguna incidencia por impago hasta el momento.

Versión de Puigdemont

Vilà insistió ante el juez que para poder asumir los impuestos del Estado serían necesarios entre 6.000 y 7.000 trabajadores, mientras que en la actualidad, la Agencia cuenta con poco más de 700 empleados. De esta manera, contradijo las palabras de Puigdemont, que según dijo la hacienda catalana estaba preparada para asumir todo tipo de tributos.

Justificó el proyecto, en varias ocasiones, en la necesidad de ofrecer un mejor servicio al ciudadano y ahorrar costes, pese a que Puigdemont había presentado en septiembre a la nueva ATC como el "embrión de la futura hacienda catalana" ante una eventual independencia.

Continuidad con Rajoy

El director de la Agencia Tributaria de Cataluña admitió que el nuevo desarrollo informático, el e-Spriú, se estaba desplegando para soportar "impuestos masivos". Pero se refirió solamente a los nuevos impuestos creados por el Parlamento catalán como el de bebidas azucaradas, pisos vacíos, activos no productivos, emisiones de CO2, el de internet..., negando que se pretendieran cobrar impuestos estatales.

Polémica obtención de datos

Igualmente negó categóricamente que este organismo dispusiera de ninguna otra información de los ciudadanos que no correspondiera con la finalidad de gestión de los tributos cedidos y que los datos fiscales que disponían de los catalanes no se habían obtenido de manera ilegal, como insinuó el exjuez y exsenador de ERC Santi Vidal en unas declaraciones que propiciaron la apertura de esta investigación.

Al hilo, expuso que esta información tributaria que maneja la agencia catalana proviene, por un lado, del censo único de contribuyentes de la Agencia Tributaria estatal, y, por otro, de los datos que se van incorporando de las liquidaciones de los tributos gestionados.