Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen de Josep Maria Argimon, consejero catalán de Salud. La Generalitat se queja del Gobierno / EP

Salud interviene el Consorci Sanitari Integral para poner orden

La consejería de Argimon fulmina al director y directora de enfermería del Hospital Moisès Broggi; el CatSalut tutelará el centro sanitario

6 min

La Consejería de Salut ha intervenido de forma administrativa el Consorci Sanitari Integral (CSI) para poner orden en la gestión del principal centro que está bajo su paraguas. El Servicio Catalán de Salud (CatSalut) ya tutela el Hospital Moisès Broggi de Sant Joan Despí (Barcelona) después de que todo el comité de empresa --formado por CCOO, UGT, Metges de Catalunya y USO-- denunciara en diciembre la falta de personal, alertara del colapso de las urgencias, informara del recorte de las vacaciones y exigiera la dimisión de la dirección. 

El director del Hospital Broggi, Jordi Vilarasau, ha sido destituido. También ha sido fulminada la directora de Enfermería, Anna Ferret. En paralelo a las dos salidas, recientes de este mismo enero, el CatSalut ha iniciado una labor de control del centro sanitario por medio de una "comisión asesora". A preguntas de este medio, el CSI ha negado la intervención, "en absoluto". Los cambios en la cúpula los ha atribuido a "un proceso de reorganización" que "estaba previsto para inicios del 2020, y que quedó pospuesto debido a la pandemia". 

En diciembre, sin vacaciones

Sea como fuere, el adiós de los dos mandos sanitarios y la intervención del CatSalut llega después de un tormentoso diciembre en el Broggi. El último mes de 2021, el comité de empresa al completo afloró lo que ellos entendían como "falta de capacidad de gestión" de la dirección de la institución de alta complejidad, el mayor dispositivo sanitario del CSI. 

Los representantes de los trabajadores alertaron de que la gerencia había suspendido las vacaciones del personal de enfermería por falta de personal, un déficit que había provocado una "fuga" de profesionales no revertida. Agregaron que presentarían un conflicto colectivo, por cuanto entendían que la decisión respondía a la "mala gestión" de la cúpula, explicó este medio. De forma paralela, el personal apuntó al colapso del servicio de urgencias. 

Irregularidades, según Cuentas

La demanda sindical ha surtido efecto. Preguntado por ello, el Consorci Sanitari Integral no ha respondido a los requerimientos de este medio. Otras fuentes han indicado que el control del CatSalut se vehicula por medio de una comisión asesora que controla las decisiones gerenciales y la contabilidad. El Broggi mantiene su autonomía de gestión, aunque solo de forma parcial

Así, el consorcio, que opera tres hospitales y seis ambulatorios en Barcelona provincia, ha sumado un nuevo lunar en su gestión con los cambios que se han introducido en el hospital de Sant Joan Despí. A ello se le unen los reproches de la Sindicatura de Cuentas, que ha aflorado irregularidades en la contratación del CSI que añaden más problemas en el grupo. 

Llega al Parlament

Así las cosas y como avanzó Crónica Global, los líos en el Consorci Sanitari llegarán al Parlamento catalán. Lo harán de la mano de Vox, que ha presentado una batería de preguntas a la mesa del hemiciclo regional para que comparezcan el propio conseller de Salud, Josep Maria Argimon, y el gerente del consorcio, Carles Constante

Lo que es más, la diputada María García, representante de los verdes en la Comisión de Salud parlamentaria, ha reclamado también las cuentas auditadas desde el ejercicio 2009 al 2018.

Apoyo de Bellvitge

Cabe recordar que los dispositivos sanitarios del Consorci Sanitario Integral, también el Hospital Moisès Broggi, conforman una red asistencial que da apoyo al Hospital Universitari de Bellvitge (HUB), el complejo médico de referencia del ICS situado en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Participan en la institución sanitaria el CatSalut, los ayuntamientos de la segunda mayor ciudad catalana y Sant Joan Despí, Cruz Roja y el Consell Comarcal del Baix Llobregat. 

Como explicó este medio, la mayor de las piezas del Consorci, el Broggi, sufre una presión asistencial que lo lleva al límite cada invierno. A la congestión habitual del área de urgencias y hospitalización, se le unen las quejas de los trabajadores sobre la gestión, malestar que ha desembocado en las dos salidas citadas y en la intervención del CatSalut.